La pérdida del lugar que ocupó el radicalismo en el Consejo de la Magistratura profundizó la crisis en la alianza Cambiemos.

Por Luis Mendoza
lmendoza@cronica.com.ar

La pérdida del lugar que históricamente ocupó el radicalismo en el Consejo de la Magistratura, profundizó este martes la crisis en la coalición Cambiemos y dejó en dudas la realización de la última sesión del año en la Cámara de Diputados.

"La posición de (Mario) Negri es que no haya sesiones", reconoció a Crónica un vocero del bloque de diputados nacionales de la Unión Cívica Radical, focalizando el enojo en los distintos sectores del justicialismo que se unieron y le arrebataron la consejería al legislador por Córdoba.

Para graficar la contrariedad y la tensión en el seno de la

UCR

, la fuente señaló que "no hay margen para acordar nada con el PJ", aunque por lo bajo responsabilizan al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien encabezó las negociaciones con el justicialismo para aprobar el Presupuesto.

La decisión de postergar la sesión prevista para hoy fue adoptada durante una reunión de los jefes del interbloque de Cambiemos, realizada a mediodía en el despacho del presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, donde hubo una primera catarsis, planteándose además diferencias por el temario.

Participaron del encuentro, el anfitrión y los diputados radicales Mario Bazze y Luis Borsani; la secretaria parlamentaria del interbloque oficialista, Silvia Lospennato (PRO) y el jefe del bloque macrista, Nicolás Massot. El episodio sumó tensión en el oficialismo justo cuando regresó al país Elisa Carrió, que puso un freno temporal a su enfrentamiento con el presidente Macri.

La bronca de los radicales se procesó primero con el duro comunicado del lunes último, en el que objetó la "impericia" del macrismo para sostener los dos lugares de la mayoría en el Consejo de la Magistratura y el martes con el faltazo de los jefes de los bloques legislativos a la reunión de Gabinete encabezada por el presidente

Mauricio Macri

.

En la reunión de los líderes parlamentarios de Cambiemos, Monzó propuso postergar la última sesión del año hasta el martes próximo. Pero desde la

UCR

se advirtió que "no habría quórum", porque es probable que no haya muchos vuelos a la

Capital Federal

, en virtud del operativo de seguridad por el G-20 y por las asambleas anunciadas para ese día por los gremios del transporte.

Desde el radicalismo consideran que "no hay nada urgente" para tratar en Diputados, indicando en ese sentido que el proyecto sobre el impuesto a los Bienes Personales aprobado la semana pasada por el Senado "puede esperar a marzo o abril, ya que se liquida en julio".

El demorado proyecto de ley de alquileres, largamente reclamado por las asociaciones de inquilinos, y la llamada "ley corta" de comunicaciones convergentes dominarán dicho temario.

Las desavenencias en el oficialismo también podrían hacer naufragar el proyecto de la

UCR

para que jueces comiencen a pagar Ganancias, un tema incómodo para el Gobierno en su relación con el Poder Judicial.

Desde el bloque del PRO, el diputado Pablo Tonelli, salió a responder las críticas del radicalismo por lo sucedido con el Consejo de la Magistratura. "No sé cómo se les ocurre a ellos que lo podríamos haber evitado esos votos de la oposición, cómo podríamos haber hecho para evitar que se unieran distintos bloques y votaran en común acuerdo", se excusó el legislador.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »