El Rincón de los Abuelos  Amin Yaber es libanés y vive en Chacabuco hace muchos años. Llegó al país en 1951 para conocer a su padre. 

Amin Yaber nació en el Líbano pero es más argentino que el dulce de leche. Su historia de vida señala que llegó al país en 1951 para conocer a su padre, pero obnubilado por el amor de su vida decidió quedarse. En su memoria conserva los recuerdos de dos grandes conflictos bélicos a los cuales sobrevivió; así como cuando conoció personalmente al líder de la resistencia francesa contra la Alemania nazi, Charles De Gaulle.

"Tenía once años y trabajaba como lavacopas en una cantina a dos cuadras del puerto de Beirut (Capital de Líbano). Una mañana, camino a mi trabajo, encontré un montón de vidrios desparramados por todos lados porque durante la madrugada habían bombardeado un submarino alemán, a unos pocos metros del lugar, que culminó con tres muertos y una onda expansiva que reventó las vidrieras de todos los comercios cercanos. Fue la primera vez que tomé conciencia de lo que significaba la Segunda Guerra", le señala a Crónica el hombre, que reside en Chacabuco y en marzo próximo cumplirá 90 años.

En 1940, Francia fue invadida por Alemania, por lo tanto el Líbano -territorio galo hasta 1943, año en que se independizó- quedó bajo el control del gobierno colaboracionista de Vichy, nombre con que informalmente se conoció al régimen político instaurado por el mariscal Philippe Pétain en parte del territorio francés y en la totalidad de sus colonias, tras la firma del armisticio con Alemania.

Por ese entonces, cientos de misiles iluminaron el paisaje del cálido Abey, el pueblo natal de Yaber. "No podíamos dormir pero tampoco teníamos adónde ir", recuerda. Después de la Segunda Guerra Mundial, el general De Gaulle visitó el Líbano. "Yo vivía cerca de un campamento de franceses y un día noté que llegó una persona muy alta e imponente. No podía creer que tenía enfrente a una de las figuras más influyentes de la época", dice, para luego profundizar sobre su arribo a la

Argentina

: "A los 22 trabajaba en una compañía de aviación en Beirut llamada Middle East Airlines, cuando pedí permiso para viajar y poder conocer a mi padre, que tenía una despensa en Chacabuco, provincia de Buenos Aires. Llegué a

Capital Federal

el 16 de abril de 1951 en el transatlántico Provence y a partir de ahí comencé una nueva vida, donde sin conocer el idioma me enamoré de Alicia, con quien formé una hermosa familia".

Pero en 1965 Yaber decidió regresar a su país de origen, esta vez con su esposa y sus hijos, sin saber que dos años más tarde el destino lo sorprendería con un nuevo conflicto bélico aún más terrible, La Guerra de los Seis Días, desarrollada en junio del 67- que protagonizaron Israel y la coalición árabe.

"Me agarró la desesperación. Tuvimos que pintar los vidrios y los focos de negro para que pensaran que nuestro hogar era un edificio abandonado. En ese entonces, las bombas nos caían al lado" explica Yaber, que una noche logró escapar de ese calvario junto a sus seres queridos en un barco, para nunca más regresar. "Sobreviví a dos guerras y acá, en

Argentina

, encontré la paz", nos confesó.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »