La hija de la mujer que murió durante sus vacaciones en Italia hizo una presentación judicial ya que el cuerpo de su madre se encuentra en un depósito en la terminal bonaerense de aviones porque la aerolínea aérea perdió la documentación del traslado. ¡Más detalles en la nota! 

La hija de una mujer que murió durante sus vacaciones en

Italia

denunció que el cuerpo de su madre se encuentra varado desde hace cinco días en el aeropuerto de

Ezeiza

porque la línea aérea perdió la documentación para el traslado y la empresa de seguros de viaje no le envía un nuevo certificado de defunción.

"Perdieron todos los papeles que certificaban que dentro de féretro estaba el cuerpo de mi madre fallecida. Desde Alitalia no nos dieron ninguna explicación. No sabían si los habían perdido en un trasbordo en Roma o en Buenos Aires. No nos quisieron atender el teléfono, nada. Acá hay un vacío legal", explicó Andrea Bejanuel, hija de la fallecida y denunciante de la causa.

Todo comenzó el pasado 28 de octubre cuando Elsa Margarita Barragán, de 73 años y oriunda de Mar del Plata, murió tras sufrir un paro cardiorrespiratorio durante sus vacaciones en

Italia

.

Según contó a la prensa la mujer, Elsa había viajado a Europa con sus hijas y sus nietos mellizos, y durante un temporal la familia se detuvo en una estación de servicio a 30 kilómetros de Pietra Ligure, en la costa italiana, donde se descompensó.

Minutos después, la mujer fue asistida por una ambulancia y trasladada al hospital Santa Corona, donde se constató su deceso.

La familia logró realizar todos los trámites para efectuar la repatriación y el 8 de noviembre los restos salieron desde el aeropuerto de Fiumicino, mientras que Andrea y sus hijos regresaron a Barcelona, donde tenían que devolver un auto alquilado.

El 9 de noviembre los restos llegaron a la Argentina y no pudieron ingresarlos al país porque faltaba la documentación que la empresa Universal Assistance entregó a las autoridades del vuelo de Alitalia.

"Mandaron a mi mamá como si fuera una caja de zapatos, como si fuese una remera que le falta la etiqueta de la AFIP", dijo Andrea, que se enteró de lo sucedido cuando arribó al país procedente de España.

Pese al momento que estaba viviendo, logró volver a tramitar el certificado de defunción y la documentación necesaria para poder repatriar el cuerpo, pero Universal Assistance se negó a enviarlo en un vuelo directo y lo hizo a través del "correo exprés, que tarda entre cuatro a cinco días", aclaró.

Ahora, los restos de Elsa están en un cajón de madera, recubierto por otro de acero soldado en un depósito del aeropuerto de

Ezeiza

, porque "los empleados no saben qué hay adentro porque le falta la documentación", sostuvo la hija que espera los certificados para poder finalizar el trámite.

"Yo nunca tuve contención ni ayuda de la empresa de seguros de viaje, ni del consulado en Milán, ni de la Cancillería, sólo espero que esto se solucione lo más pronto posible para poder dar sepultura a mi mamá y que pueda descansar en paz", concluyó la mujer.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »