El empresario farmacéutico fue sentenciado por utilizar casi dos mil kilos de sustancia como precursor químico para elaborar drogas sintéticas. Durante el juicio negó haberle vendido a un grupo de narcos pero admitió la comercialización en negro de sustancias entonces legales.

El empresario farmacéutico Ibar Esteban Pérez Corradi fue condenado a siete años de prisión por traficar entre 2004 y 2008 unos 1.900 kilos de efedrina utilizada como precursor químico para elaborar drogas sintéticas por narcos criminales.

Durante el juicio negó haber vendido efedrina a grupos narcos para que elaboraran estupefacientes y admitió que comercializó esa sustancia en negro pero para la confección de sustancias en ese momento lícitas, al pronunciar sus "últimas palabras" ante el Tribunal Oral Federal 8, que dio su veredicto.

En la previa se esperaba que el acusado de 41 años pueda recibir hasta 10 años de cárcel. Corradi empleó unos minutos para reiterar su inocencia ante las acusaciones.

Su defensor, Juan José Ribelli, declaró: "Siguió sosteniendo lo mismo que a lo largo del juicio: que hay que remontarse a antes del 2008, cuando la efedrina no era una sustancia prohibida sino legal. Además, si bien admitió que es cierto que la comercializó en negro, no lo hizo para que se confeccionen estupefacientes".

Tras las palabras de Pérez Corradi, los jueces Nicolás Toselli, Sabrina Namer y María Gabriela López Iñíguez pasaron a un cuarto intermedio y dieron a conocer su veredicto.

Durante los alegatos, el fiscal del juicio, Marcelo Colombo, pidió una pena de 10 años de prisión para el acusado al atribuirle el comercio de la efedrina como materia prima para elaborar estupefacientes para una organización internacional.

A su turno, el defensor Ribelli pidió la absolución de Pérez Corradi por considerar que antes de 2008, la efedrina no era una sustancia prohibida y que el imputado no sabía que quiénes le compraban la destinaban a producir drogas sintéticas.

El letrado también había pedido, en forma subsidiaria, que el empresario sea absuelto en función de la colaboración que presta en otras causas penales como “arrepentido”.

En la causa hay otros cinco acusados que serán sometidos a otro debate oral más adelante, ya que apelaron la elevación a juicio. Los hermanos Máximo Zacarías (60), ex funcionario de ceremonial del PAMI; y Miguel Angel Zacarías (58), ex secretario privado del jefe del Sedronar, Ramón Granero (58) -también está procesado-; y otros dos ex funcionarios de la misma secretaría, Gabriel Yusef Abboud (59) y Julio De Orue (48).

Hasta junio de 2016, el empresario estuvo prófugo de la Justicia hasta que lo capturaron en la zona de la Triple Frontera, en Paraguay.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »