Cinco de los ocho conductores que debían transportar un grupo de alumnos del Instituto Evangélico Luis Siegel hacia la ciudad de Lucila del Mar, reprobaron el test de CNRT.

Este lunes era el día más esperado para los estudiantes del Instituto Evangélico Luis Siegel de la congregación alemana de Los Polvorines, ya que desde las 8 de la mañana debían partir de viaje de egresados a Lucila del Mar, pero un increíble hecho los demoró, inclusive hasta pasado el mediodía.

Poco antes de partir, una de las madres le pidió a la CNRT realizar un control a los choferes de la empresa Rutamar y para sorpresa de propios y extraños, el resultado del test no fue lo esperado: cinco de los ocho choferes tenían en sangre rastros de haber consumido alcohol o algún tipo de drogas.

"Tenían que salir 7:45, vinieron los de la CNRT para hacer los controles de seis choferes a cuatro le dio positivo no en alcohol sino en sustancias (cocaina), luego vinieron dos choferes mas de los cuales a uno le dio positivo y estamos esperando a uno mas, o sea de los cuatro que tienen que viajar hay tres nada mas, y lo que es peor es la irresponsabilidad de los directivos del colegio que tendrían que estar acà, no nos dieron ninguna explicación siendo que ellos nos proveen el viaje" relató un testigo.

La mamá de uno de los chicos fue la que pidió el control.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »