Ocurrió en el Congreso y pidieron por una educación sin ideología de género. Además hubo protestas similares en todo el país. 

El debate por la despenalización del aborto en Argentina reabrió la polémica en torno a la Ley de Educación Sexual Integral (ESI), la cual fue sancionada en 2006 y no fue acatada por todas las provincias. Tras el rechazo del aborto legal, la ESI se convirtió en punto de discusión, acusada de establecer una "ideología de género".

En este contexto, la organización #ConMisHijosNoTeMetas marchó ayer a la tarde en distintos puntos del país pidiendo el "no adoctrinamiento de nuestros niños". En la ciudad de Buenos Aires, el

Congreso de la Nación

fue el punto de encuentro de miles de personas que se reunieron para dejarles un mensaje a los legisladores: "Queremos una educación sin ideología de género".

La movilización, que se extendió a distintas ciudades de todo el país, recibió el apoyo de la mediática Amalia Granata, la cocinera Maru Botana, el periodista Mariano Obarrio y la senadora nacional Cristina Fiore, personajes que son la cara visible del sector llamado Pro Vida.

"Esta movilización es la exigencia de un pueblo cansado de las mentiras y de los intentos de cercenar derechos de este gobierno. El Estado quiere corromper la inocencia de nuestros hijos. Quieren imponer con violencia una ideología destructiva contra nuestras familias", denunciaron los manifestantes.

La modificación de la ESI busca garantizar la aplicación obligatoria de la materia en todas las instituciones educativas del país, estatales o privadas, ya que hasta ahora sólo nueve provincias adhirieron a la norma desde el año 2006, cuando fue sancionada. La campaña #ConMisHijosNoTeMetas nació el pasado 4 de septiembre, cuando la cámara de Diputados firmó un dictamen de mayoría respecto al proyecto de ley que declara a al ESI de orden público, para que los contenidos curriculares sean obligatorios en todo el país y que su enseñanza no quede librada a la voluntad de las provincias.

Otro de los sectores críticos con esta modificación fue la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA), desde donde sostuvieron: "Alertamos que se intenta introducir una ideología de género sin base científica ni biológica que pretende imponer contenidos disparatados y eliminar el disenso, actitud propia de los estados totalitarios".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »