El país viene de una larga decepción. Hace más de una década parecía que, definitivamente, despegaría de la mano de líderes jóvenes y transgresores que habían reparado heridas recientes y prometían un futuro próspero.

Desde entonces, todo se desbarrancó y sus habitantes fueron cada día un poco más pobres. El empobrecimiento duele más que la pobreza, porque le suma la frustración, la percepción de un fracaso, una esperanza rota: creíamos que el país, finalmente, tendría destino. No sucedió.

Esa situación incrementó un problema endémico que, en los últimos años, había cambiado dramáticamente a la sociedad: la inseguridad se instaló y ataca cada vez un poco más, de la mano del narcotráfico. En zonas de alta densidad poblacional, salir a trabajar implica un riesgo alto y cotidiano de ser, como mínimo, asaltado. El sonido de disparos se ha transformado en algo habitual.

Los líderes del país, mientras tanto, se echan la culpa, desde hace años, los unos a los otros, con una virulencia descarnada. No hay ninguna posibilidad de acuerdo entre ellos, entre otras razones, porque tampoco se dirigen la palabra: cada uno cree que el otro debe estar preso. Está instalada una competencia despiadada en la que ninguno de ellos se imagina que puede siquiera vivir en el país si es el otro el que gobierna.

A tal punto sucede así que muchas personas han comenzado a creer en lo que dicen los líderes acerca de sus enemigos: unos son ladrones, los otros hambrean al pueblo. La democracia solo ofrece esas opciones. La prensa militante, de un lado o del otro, agrega cada día su granito de arena para que esta sensación se profundice. Si esta gente nos ha instalado en la pobreza y la inseguridad, si unos son ladrones que se robaron un PBI, si los otros instalaron la dictadura del capital financiero internacional, tal vez sea necesario que aparezca otro tipo de liderazgo que barra con todo, incluida la prensa que forma parte de este circo.

 
 Muchas personas han comenzado a creer en lo que dicen los líderes acerca de sus enemigos: unos son ladrones, los otros hambrean al pueblo.

Los párrafos que preceden no se refieren a la Argentina sino al Brasil que, en estas horas, si las encuestas no se equivocan, elegirá como presidente a Jair Messias Bolsonaro, un hombre que reivindica la tortura; desprecia a los homosexuales, a las mujeres y a los negros; defiende el derecho de la policía a disparar contra inocentes; amenaza con violencia a la prensa independiente y advierte que a los disidentes les espera la cárcel y el exilio si no se convierten al credo de la mayoría. Si ocurre lo que parece, el clima político del continente habrá cambiado radicalmente.

Nunca los países son iguales entre sí. Brasil vive una crisis de inseguridad incomparable con la Argentina. Su última presidenta fue derrocada. El político que, hasta hace unas semanas era el más popular del país está encarcelado. Pero basta con releer el comienzo de esta nota para preguntarse si en la Argentina no está preparado el caldo de cultivo para que emerja, aquí también, algún líder con los valores de Bolsonaro. Los procesos políticos, en ambos países, muchas veces siguieron las mismas direcciones: las democracias volvieron casi en el mismo momento, los dúos Vargas-Perón, Lula-Kirchner, Menem-Fernando Henrique, Alfonsín-Sarney compartieron visiones similares, distintas a quienes los precedieron o los sucedieron. ¿Sucederá lo mismo con la ola bolsonarista?

En principio, hay algunos elementos que se repiten de manera idéntica en ambos países: una crisis socioeconómica muy delicada, cierta inconsciencia de la clase dirigente sobre los riesgos que asoman y un rechazo contundente hacia las principales figuras políticas del país, con pocas excepciones. Los candidatos presidenciales Mauricio Macri y Cristina Kirchner baten récords de imagen negativa, y cada uno de ellos cifra sus esperanzas para el 2019 en el rechazo que genera el otro.

Un ejemplo de lo que ocurre se pudo ver esta semana. El Gobierno envió al Congreso un presupuesto donde se recortan gastos muy sensibles para pagar una deuda que el mismo Gobierno contrajo, sin que eso signifique ningún beneficio para los perjudicados ahora. La Cámara de Diputados lo aprobó en medio de un espectáculo triste que solo puede alejar más a la sociedad de su dirigencia. Todo empezó con un brote de violencia contra las fuerzas de seguridad que fue respondido con una represión inexplicable, a kilómetros de los hechos, contra personas que no habían hecho nada. Los principales diputados de la oposición no repudiaron el estallido, seguramente porque algunos de los suyos estaban implicados. Funcionarios oficiales distribuyeron información falsa para justificar que habían detenido a dirigentes sociales o instalaron el absurdo debate sobre la necesidad de expulsar extranjeros sin poder demostrar que algún inmigrante estuvo involucrado en los disturbios.

Mientras esto ocurría, algunos diputados se desafiaban a agarrarse a trompadas. Otros distribuían a los gritos información falsa para demostrar que la policía había iniciado la agresión. Y todo eso frente a una sociedad agobiada por una crisis social en la que ninguno de los gritones es inocente. ¿Qué podría salir de ese baile en las cubiertas del Titanic, donde las personas sensatas son desbordadas por aquellos que lucran con los gestos aparatosos y extremos?

En las semanas previas, otros integrantes de la dirigencia se sumaron al ágape. En la ciudad de Luján, tres sectores se reunieron para plantear una alternativa al Gobierno actual. Por un lado, la Iglesia Católica Argentina: una organización que en las últimas décadas se opuso a los mejores avances de la democracia, como el divorcio, el juicio a los militares de la dictadura, el matrimonio igualitario y, además, está implicada en un escándalo por el encubrimiento de la jerarquía a cientos de casos de abuso sexual. En ese mismo acto estuvo gran parte del sindicalismo argentino. Su principal referente es investigado por su ostensible vínculo con barras bravas repletas de delincuentes. Para defenderse, pegó afiches contra un periodista y su mujer, desparramó amenazas personales, insultos homofóbicos y llamados a derrocar al Gobierno. El tercer sector eran los intendentes del Conurbano bonaerense, una zona destruida por sus propias gestiones.

En paralelo, los empresarios se reunieron en el Coloquio de IDEA. Solo se les ocurrieron tres recomendaciones: bajar los sueldos, reducir los derechos de los trabajadores y pagar menos impuestos. En los días en que se realizaba ese coloquio, el diario La Nación contó que en Francia, durante el 2010, las principales empresas del país decidieron aportar el 2% de sus ganancias para aplicarlo en proyectos sociales. ¿Se darán cuenta los ricos empresarios de IDEA lo que se ve de ellos cuando lo único que piden son más y más ventajas? Esos empresarios ovacionaron al Presidente de la Nación.

 La dirigencia argentina procede como la brasileña, antes de Bolsonaro, como si el riesgo de Bolsonaro no existiera

Unos días antes, uno de los sectores del peronismo se reunió en Tucumán para celebrar el Día de la Lealtad: gran parte de los dirigentes viajaron hasta allí en carísimos aviones privados. Ese mismo día, el máximo dirigente de una poderosa organización juvenil, el dirigente supera ya los 40 años, visitó en la cárcel a un ex ministro condenado por hechos de corrupción que causaron decenas de muertos.

Y todo eso apenas en una quincena.

Brasil está ofreciendo en estos días una solución fantasiosa a tantos problemas. La dirigencia argentina procede como la brasileña, antes de Bolsonaro, como si el riesgo de Bolsonaro no existiera.

Un prestigioso consultor analiza: "La Argentina tiene que agradecer a la grieta que Bolsonaro no exista. Con todos sus defectos, Macri y Cristina concentran dos tercios del electorado. Pero en los focus group de los desencantados, emergen los valores de Baby Etchecopar. Unos son ladrones, los otros ricos e ineptos. Están enojados. Probablemente, la mayor parte de ellos voten con bronca a Macri. Pero quieren otra cosa. Y, sobre todo, están hastiados de todo lo que ven. Sería tonto no ver allí una advertencia muy concreta".

Pero en la Argentina, seguro, eso no va a ocurrir. Nosotros somos distintos.

Brasil, decime qué se siente.

SEGUÍ LEYENDO: ¿La hora de los outsiders?

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »