Los efectivos que prendieron fuego la seccional 27ª de la capital cordobesa y decenas de motocicletas que se hallaban secuestradas, fueron imputados por "incendio culposo y omisión de los deberes de funcionario público".

La Justicia de Córdoba resolvió imputar por el delito de "incendio culposo y omisión de los deberes de funcionario público" a cuatro efectivos policiales de una comisaría de la capital cordobesa, luego del incendio que se generó a partir de

un asado en dependencia policial que destrozó 77 motocicletas el 15 de octubre último

.

El fiscal de Instrucción, Rubén Caro, confirmó a los medios locales que los imputados son el comisario Gustavo Rojas, el oficial principal Lucas Bazán y los suboficiales Ángel Belezzi y Johana Marchisio.

En la jornada del feriado nacional del 15 de octubre los efectivos de la Comisaría 27, del barrio Marechal de la ciudad de Córdoba, habían encendido un fuego en el patio de la dependencia para hacer un asado y, por un descuido, el viento extendió las llamas hasta el depósito donde se guardaban las motos que permanecían en calidad de secuestros por infracciones de tránsito y falta de documentación.

El fuego destruyó de manera total 63 motos y otras 14 resultaron con daños parciales, según el informe pericial.
 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »