Tienen 11 y 12 años y planeaban una masacre en una escuela. Ocurrió en el estado yanqui de Florida. 

Una película de terror. Dos pibas de 11 y 12 años fueron detenidas en una escuela secundaria del estado yanqui de Florida, mientras portaban armas blancas con las que planeaban asesinar a varios de sus compañeros. Su pacto demoníaco no se detenía ahí: también iban a descuartizarlos, comerlos, beber su sangre y, finalmente, suicidarse.

Según pudo reconstruir el personal policial, las dos adolescentes tenían previsto actuar en los baños del Bartow Middle School, donde querían matar a entre 15 y 25 personas. "Querían acuchillarlas en la garganta, mutilar sus cuerpos, comerse la carne y disfrutar de la sangre", reveló Joe Hall, jefe de la fuerza en Bartow. De esa manera, suponían que iban a convertirse en "las peores pecadoras", con lo que podrían "pasar la eternidad en el infierno con Satanás".

Además, indicó el uniformado, el macabro plan fue ideado mientras miraban películas de terror. "Estas dos pequeñas niñas, las llamaré pequeñas niñas porque sólo tienen 11 y 12 años, se sentaron seriamente y planearon hacer daño corporal a otros estudiantes en la escuela", cerró.

Sin embargo, sus macabros planes comenzaron a frustrarse cuando las autoridades del establecimiento notaron su ausencia en una clase. Entonces, las buscaron y las encontraron en el baño. Al llevarlas hasta una oficina, descubrieron que guardaban entre sus pertenencias cuchillos, un cortador de pizzas y un afilador.

"El personal de la escuela respondió rápidamente a una alerta sobre comportamiento sospechoso, las estudiantes fueron puestas en custodia y nadie resultó herido", concluyó el informe oficial.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »