Ocurrió en Luján. En medio de la pelea, las compañeras alentaban a que se agredieran. Las autoridades nunca detuvieron la gresca ni se hicieron presentes en el momento. 

Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

Las instalaciones de una escuela de la localidad de Open Door, en el partido de

Luján

,parecen haber dejado de ser un espacio para la educación y contención de sus estudiantes, para darle paso a una violencia sin freno.

En las últimas horas, un establecimiento escolar fue escenario de una brutal pelea entre dos

alumnas

, las que se pelearon en medio de un marco muy particular donde los compañeros alentaban a que continuara la gresca. Las autoridades brillaron por su ausencia y las chicas se pegaron hasta que se cansaron. El hecho, que causó conmoción, no fue aislado, sino que forma parte de una serie de incidentes que comenzaron a desencadenarse en el actual ciclo lectivo.

En la jornada del último martes, dos menores del primer año del nivel secundario protagonizaron una lamentable pelea en el hall de entrada de La Escuela de La Tranquera, situada en la Colonia Open Door, en el partido de

Luján

. El hecho tuvo lugar en horario de recreo, cuando ambas se retiraban del aula, y una de ellas invitó a la otra a pelear, mientras una tercera registraba el instante con su teléfono celular.

Justamente esta, como otras menores que oficiaban de espectadores, comenzaron a incentivar la gresca, al grito de "Dale, dale", en tanto una de las implicadas le decía a su contrincante: "Pegame, pegame". Fue entonces que se gestó el enfrentamiento, primero una empujando a la otra y posteriormente las dos se tomaron de los pelos, para finalmente intercambiar

golpes

de puño.

Lo curioso del caso es que en las imágenes, que los propios adolescentes viralizaron en las redes sociales, no se advierte la presencia de ningún docente ni representante de la dirección escolar. Fueron las propias

alumnas

, quienes luego de fomentar la pelea, tomaron cuenta que la situación podía pasar a mayores, y entonces contuvieron a las protagonistas de tan triste episodio en el interior de un colegio.

Sin embargo, esta práctica violenta se ha tornado habitual en el establecimiento, según reconocieron padres y vecinos. Al respecto, Osvaldo Cabral, periodista local y allegado a uno de los alumnos, señaló que "cada vez se repiten más estas situaciones. El problema se debe a la falta de dirección, porque son pibes de barrios periféricos que necesitan contención".

En este sentido, Cabral apuntó semejante problemática a que "hubo un cambio de autoridades que no están cerca de los pibes. Antes había un director que les enseñaba a ser respetados, buenos modales, y los asistían por cada necesidad que manifestaran. Así los estudiantes se sentían personas".

No obstante, desde el inicio de las clases, los cruces de miradas, las formas de vestir y de expresarse, las disputas amorosas y barriales han sido los motivos por los que se desatan las peleas dentro y fuera de la escuela.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »