Oro es un perro de apoyo que acompaña desde hace dos años a Ignacio Lucero, un andinista mendocino que sufrió un ACV y un doble infarto cuando se encontraba en el Himalaya a más de siete mil metros de altura.

Desde ese momento, Oro e Ignacio comparten sus días manteniendo una relación "umbilical" hasta este sábado que se perdieron de vista en el Parque General San Martín y el perro desapareció.

Ignacio realizó varios pedidos y uno dio sus frutos. "Estoy agradecido y quiero subrayar que todo esto fue gracias a la señora Beatriz Garzón de la Asociación de Fomento del Barrio Flores que cuidaron a Oro y entablaron el contacto para que volvamos a estar juntos", señaló Ignacio tras el reencuentro de este miércoles.

Pero no sólo el reencuentro con su compañero se llevó este andinista del barrio Flores sino que también la experiencia de conocer a un grupo de personas con las cuales ya tomó un nuevo compromiso en su vida. "Con Oro hemos decidido colaborar con esta Asociación ya que después de las lluvias necesitan ayuda. Argentina es un pueblo muy solidario y sé que muchos se van a sumar. Esta gente necesita chapas, colchones y otros elementos", expresó.

La ley 26.858 es la que da encuadro legislativo a esta maravillosa relación que excede la amistad. "Somos un equipo. No somos uno más uno: somos tres, porque nos potenciamos. oro me permite volver a trabajar y a tener una vida normal. Él no se equivoca, yo sí. Me marca mis horarios de descanso, de hidratación o de medicación", comentó.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »