Un estudio comprobó que las interrupciones en el sueño nocturno deterioran la capacidad de estabilizar emociones positivas.

Un estudio publicado en la revista Sleep y realizado por el equipo de Patrick Finan, de la Universidad Johns Hopkins, descubrió que es mejor dormir poco pero sin despertarse por la noche que dormir muchas horas pero con interrupciones.

Los investigadores estudiaron el sueño de un grupo de 62 personas que eran buenos para dormir. Un tercio de ellos fue despertado varias veces durante la noche, a otro tercio se les permitió dormir muy tarde y al último grupo se les permitió dormir sin interrupción toda la noche y cuando ellos lo estimaran conveniente.

Al comparar los estados de ánimo de los tres grupos, se reflejó que aquellas personas a las que se les despertó por la noche tenían caídas en su estado de ánimo después de la primera noche y los sentimiento positivos disminuían a medida que pasaban los días, mientras que los que dormían poco pero toda la noche mantenían más estable su ánimo.

Además, al estudiar los patrones cerebrales de los grupos, se descubrió que aquellos que despiertan por la noche tienen menos ondas de sueño profundo, las que están ligadas a la sensación de descanso y reposo.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »