Luego de una noche de descontrol descubrió que tenía un tatuaje indisimulable en su rostro. Desde hace dos años está haciendo un tratamiento para sacárselo.

Podría ser la escena de la película “¿Qué pasó ayer?” en la que Phill, uno de los protagonistas, se despierta después de una noche de festejos con un tatuaje en su rostro. Sin embargo esta historia es real y pasó en el sur de Gales: un hombre tuvo una noche de fiesta con mucho alcohol y cuando despertó se dio cuenta que tenía tatuado unos anteojos en su cara.

Leé también: "Se hizo 42 tatuajes de Miley Cyrus y ya no es más fan... ¿Y ahora?"

La insólita situación se dio en Swansea, Gales, luego de que este "fiestero" pasara una noche de descontrol. Al despertar intentó lavarse la cara ante el espejo con la esperanza de que la marca desapareciera, pero entonces se dio cuenta de que no salían.

 

 

 

"No recordaba haberme hecho el tatuaje porque había salido de festejo y, cuando sucedió, estaba borracho", contó el hombre al diario Mirror. "Al vover a casa, obviamente, fui objeto de un montón de miradas, pero como que me acostumbré al tatuaje y decidí no deshacerme de él", añadió.

 

       

 

Sin embargo, tras recibir varias burlas, el individuo cambió de opinión. "No quería avergonzar a mi familia cuando salía conmigo". Entonces se dirigió a una clínica del sur de Gales para sacárselo, a pesar del miedo a terminar peor: "Algunos amigos tienen cicatrices en el lugar en el que le sacaron sus tatuajes", explicó.

 

 

 

Al final se animó y durante dos años este hombre realizó un tratamiento para limpiar el tatuaje de su cara, que si bien todavía se nota, ya es mucho menos de lo que se veía al principio. Tal vez tendría que preguntarle a Phill cómo lo hizo.

Leé también: "Se tatuó la firma de Pablo Lescano...era trucha"

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »