Según denunciaron, estaban en el local cuando a un policía le pareció impropio la muestra de cariño: fueron arrestadas dos días y debieron quedarse, sin dinero, los cinco meses que duró el proceso.

Para Courtney Wilson y Taylor Guerrero unas vacaciones en lo que creían era el paraíso, Hawai, terminó en una pesadilla por un beso dentro de un negocio. Según denuncian, fueron a la cárcel y debieron permanecer lejos de su casa, sin dinero durante meses Las mujeres son pareja desde hace dos años y querían un descanso de sus rutinas diarias en Los Ángeles. Y viajaron a la isla. La pesadilla comenzó en el negocio Foodland, en Honolulu. "Estábamos tomadas de la mano y yo le estaba besando la mejilla", dijo Guerrero. "Simplemente estábamos felices de estar aquí. Solo estábamos haciendo tonterías", añadió. Fueron interrumpidas por los gritos y vieron a dos personas, uno era un hombre con uniforme de seguridad. "Nos llamaron y nos dijeron que no podíamos hacer eso. Hagan eso en otro lugar", recordó Wilson, quien pensó que solamente eran un par de tipos al azar y maleducados. Así que las mujeres fueron a comprar comida. Pero cuando pasaron a la caja, el hombre con uniforme, Bobby Harrison, un policía que estaba fuera de servicio, las siguió. "Él nos dijo que iba a buscar al gerente y que iba a firmar una infracción para que no se nos permitiera entrar en ningún establecimiento Foodland debido a nuestra conducta", contó Wilson. Así que, puesto que nos sentimos confundidas en cuanto a qué había sido exactamente lo habíamos hecho y cómo lo habíamos hecho, llamé personalmente a la policía", siguió su relato. Después de que Wilson llamó al 911 y denunció que un oficial la estaba acosando, la situación se intensificó, según el relato de la chica. Wilson dijo que ella trató de salir a fin de encontrar la dirección del negocio para dársela a la policía, pero el oficial Harrison la agarró y no la soltaba. Entonces su novia trató de intervenir y se colocó entre los dos. Guerrero cayó y se golpeó la cabeza en el mostrador, cuenta Wilson. Después, siguió una pelea. Según Guerrero dijo que el oficial le pegó en la cara cuando ella trató de empujarlo para que se alejara de su novia. Luego, llegó la policía, que las dos chicas habían llamado, pero los oficiales las arrestaron acusándolas de haber asaltado a un oficial. Wilson y Guerrero pasaron dos días en el cárcel y gastaron todo el dinero de sus vacaciones para pagar la fianza, denunciaron. Les dijeron que tenían que presentarse cada 15 días con el funcionario de fianzas hasta la fecha de su audiencia inicial. Sin dinero, se vieron obligadas a quedarse en Hawaii. Wilson y Guerrero encontraron un amigo de un familiar que las recibió durante un tiempo, luego un desconocido hizo lo mismo pero terminaron en las calles hasta que encontraron empleos temporales. "Esto fue sumamente difícil, pero son muchas las buenas personas que nos ayudaron", dijo Wilson. Tras cinco meses de ser arrestadas, las chicas son libres para marcharse a su país, cuenta CNN, pero antes presentaron una demanda civil en contra de la ciudad y del oficial Harrison. Wilson y Guerrero finalmente tienen lo suficiente para comprar sus pasajes y salir de Hawai.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »