Falcioni, el último técnico campeón, revive su ciclo y dice que no se lo valoró hasta que pasaron los años sin títulos. “Miles de hinchas me pidieron perdón”, cuenta. Habla de River, Román, Tevez y lo que le diría al plantel actual: “En 90’ deciden el esfuerzo de un año”.

-Pasó el tiempo, volviste con Quilmes a la Bombonera y los mismos hinchas que habían forzado tu salida te recibieron bien. En este tiempo sin títulos desde que te fuiste de Boca, ¿qué te dicen en la calle? ¿Alguno te pidió perdón? -Ja, ja. No uno, miles, miles me pidieron perdón... Eso pasa cuando no se consiguen resultados. Cuando vos no ganás, lo de ayer fue mejor. Es así. Julio Falcioni está sentado en la mesa de un bar en la esquina de Cuenca y José Pedro Varela, en Villa del Parque, su barrio desde hace más de 20 años. Hace poco dejó su casa de siempre y -para reducir espacios ante la partida de sus hijas y también por seguridad- se mudó a un departamento. “Ahora ésta es mi oficina”, dice, y se ríe como se ríe él, con un gruñido en vez de carcajada. Ahí sentado, mano a mano con Olé , de cada diez que pasan, cinco lo saludan a la distancia, otros tantos lo reconocen, lo miran y no se atreven a más y el resto no deja pasar la chance de pedirle una foto. “Mirá que no está arreglado, no los contraté yo, eh”, dice, y se vuelve a reír. “Es la notoriedad que te da Boca. Hasta el día de hoy, en un semáforo, en un negocio... Después de estar en un club así cambian muchas cosas”, analiza, a casi tres años de su salida. -¿Es muy difícil ser técnico de Boca? -Es muy lindo. No es que es difícil, tenés mucha mayor exposición y notoriedad. La señora te ve en la calle, se da vuelta y te dice que te vio en la televisión. Pero yo no me mudé del barrio, continué mi vida normal, seguí yendo de vacaciones al mismo lugar... -¿Qué recuerdos tenés de esos dos años? -Muy lindos, muy buenos. Se armó un equipo sólido, equilibrado, contundente, una sola vez debe haber hecho cuatro o cinco goles en un partido. Y no le daba lugar al rival a que pudiera lastimarlo. En el Apertura, le hicieron seis goles, y uno o dos, en contra, ja. -¿Qué pasa por la cabeza en el momento de cerrar un campeonato? Te tocó en Banfield y en Boca... ¿Cómo pensás que lo viven ahora? -La definición es siempre complicada, entre la tensión, los nervios y la presión. En esas situaciones hay que tener la tranquilidad, prepararnos, aislarnos. Lo de Banfield fue pelear punto a punto hasta el último día y en Boca, obtuvimos una diferencia y, cuatro fechas antes del final, supimos que a lo sumo podían alcanzarnos. Esa diferencia nos dio tranquilidad, el equipo sostuvo el rendimiento y terminó invicto. Manejar esas situaciones siempre pasa por la categoría de los jugadores. -Si pudieras, ¿cambiarías alguna decisión de las que tomaste? -Hubo errores, pero muchas decisiones acertadas, un equilibrio de conducción importante, haber estado 30 y pico de partidos invictos, salir campeones invictos, haber ganado la Copa Argentina también y haber llegado hasta la final de la Libertadores jugando contra equipos importantes como Fluminense, U de Chile, que hoy es la base de la selección. Eso quiere decir que el equipo estaba bien. -¿Cuánto afectó en la final ante Corinthians lo que pasó con Riquelme, Roncaglia y que Orion se haya lesionado apenas arrancó la revancha en San Pablo? -Tres circunstancias que no sé si fueron decisivas, pero nos movilizaron a todos. Facundo tomó la decisión de no jugar porque había terminado su contrato. Yo había hablado con él y estaba todo bien, pero después nos enteramos que no. La lesión de Agustín, importante por referencia, lo mismo. Y lo que se conversó en la previa sobre Román, en el cuerpo técnico estuvimos medio ajenos, pero no sé en la intimidad del grupo... -¿Cuándo te enteraste de que Román se retiraba? -Al final del partido. -¿Si él estaba bien ganaban esa final? -No sé. Hicimos una gran Libertadores, pero después se valoraron otras cosas. -Tu equipo parecía hecho para la Copa. -También está relacionado con la experiencia que uno tiene, con ser uno de los jugadores argentinos con más partidos en copas y como técnico, haber llegado a los cuartos con Banfield y a la final con Boca. -¿Te gustó cómo la jugó el River de Gallardo? -Supo armar un muy buen equipo, que entendió una forma de juego que le dio muy buenos resultados en dos competencias importantes, y no se apartó de eso. Presión, recuperar rápido, ser un equipo solidario en la búsqueda del equilibrio. Son características que me gustan. -Te fue bien contra River, ¿hay algún secreto? -En los clásicos no es que tomás mayores recaudos, sino mayores responsabilidades. El jugador debe saber que tiene que ganar para regalárselo al hincha para que se ría, cargue a sus amigos y se identifique con el equipo. -Dijiste que se valoraron otras cosas y no haber llegado a la final de la Copa. ¿No se le dio valor a tu ciclo en Boca? -Nosotros se lo dimos, pero muchas veces el tiempo pasa y te da la razón. Llegar a todas las instancias decisivas es muy difícil. Cuando alcanzamos la final de la Copa estábamos en el final del torneo y también, de la Copa Argentina. Ese esfuerzo de los jugadores, concentrar, viajar, prepararse, atentos todos los días para alta competencia fue excelente. Algunos pueden darle más valor y otros, menos. -¿Consideraste injusto que no te renovaran? -No, no. Son decisiones y uno las tiene que aceptar. -El hincha, en ese último partido en el que te insultaron y derivó en que no te renovaran, te culpó por el retiro de Román. -No tuve nada que ver... Riquelme volvió a jugar, volvió a estar en Boca, no sé... Con él, como con todos los jugadores, tuve una relación profesional y eso me permite no tener compromiso con ninguno y tomar las decisiones más equilibradas para formar el equipo. No hice nada fuera de lo normal más que trabajar por el club. -¿Y por qué sentís que no se le dio valor? -Yo valoraba mucho lo que había hecho. Lo que pasa es que después de ese ciclo bueno se pensaba que se iba a seguir de la misma manera. Era el pensamiento de la gente, porque tras mi salida llegó un ídolo que había ganado todo. Cuando me junté con Daniel yo mismo le dije: “Traé a Bianchi, está todo bien, todo bárbaro”. Era el hombre con más espalda. Porque si cambian los técnicos es cuando la cosa va mal, no cuando va bien. -A Bianchi le fue mal y ya no está latente la posibilidad de que vuelva. Es más fácil ahora... -Siempre tuvo las puertas abiertas, esas son situaciones ganadas. Bianchi se ganó ese lugar. Y perder dos partidos no te quita toda la historia, todo lo que conseguiste. -¿Boca es una experiencia de una sola vez? -Eso no lo sé, uno nunca lo sabe. Todo depende de cómo te vayas. Si volvés y te va bien, vas a revalidar. Si volvés y no te va bien, lo que conseguiste no te lo va a quitar nadie. -En esta definición, ¿cómo lo ves al equipo? -Sólido y con jugadores importantes individualmente, que en este campeonato largo hacen la diferencia. La llegada de Tevez potenció a sus compañeros y motivó a la gente. Movilizó. Eso le dio un plus importante al equipo y más, a la mitad del torneo, porque fue un envión para llegar al final con toda la fuerza. -¿Cómo se trabaja con un jugador de la categoría de Tevez? -Boca tiene todo para que esté cómodo. Llegó con una cantidad importante de partidos y continuidad en el juego, pero volver a Boca le hizo olvidar el desgaste, el trajín de todo el año, campeón con la Juventus y finalista de la Champions... Todo eso lo motivó e impulsó a brindarse en el día a día con continuidad, presencia y sufrimiento para llegar bien a cada partido. -¿Qué les dirías a estos jugadores? ¿Que tienen que definirlo con Tigre? Porque ante Central sería una final... -Tienen dos fechas. Llevan cinco puntos y los demás, para poder emparejarlo, deben ganar todo. Seguro es más lindo ganar por vos, pero también podés ganar por el adversario. Pero el jugador sabe que debe tener seriedad, que en 90 minutos pueden decidir el esfuerzo de un año. Seguro que lo buscaron contra Racing, pero no se dio. Y ahora tiene otra oportunidad de coronar todo lo que te esforzaron en el año. Y cuando hacés el máximo esfuerzo no tenés nada que reprocharte. Por la diferencia que hay está todo dado para que Boca salga campeón.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »