Según Schalk Burger, el partido de mañana por el tercer puesto no será una revancha del triunfo argentino en Durban por el Rugby Championship

LONDRES.- La última vez que los Pumas enfrentaron a Sudáfrica en un Mundial se encontraban en una instancia parecida a ésta: ambos estaban entre los cuatro mejores del mundo. Con la salvedad de que en 2007 el choque fue por entrar a la final y esta vez es para ver quién alcanza el podio. La mayor diferencia, no obstante, pasa por la fisonomía del equipo argentino, que en este Mundial ha demostrado una vistosidad como nunca en su historia. En aquel partido en el Stade de France, los Pumas chocaron con una tarde inspirada de Bryan Habana y Fourie du Preez, pero especialmente con una máquina de tacklear y recuperar pelotas como Schalk Burger. El tercera línea de los Springboks, que estará presente también mañana en el estadio Olímpico de Londres, es el primero en reconocer la evolución del rugby argentino. "La performance de Argentina en el Mundial ha sido excelente, jugaron un gran rugby. Es un equipo de primera, ha estado jugando de manera impresionante. Es una lástima que no estemos jugando por el oro, sino por la medalla de bronce, pero estamos esperando el desafío", dijo Burger. "El partido con Irlanda es lo mejor que vi de un equipo argentino. No va a ser fácil. Todos quieren jugar con las manos y utilizan todo el ancho de la cancha; se nota en sus estructuras cuando dejan terceras líneas o el hooker entre los backs y los cinco de adelante trabajando en el medio y así sorprendieron a Irlanda. Estamos los dos en una situación parecida: después de haber hecho tanto esfuerzo haber caído en la semifinal no es lindo, así que estamos con ganas de dar un buen espectáculo". Burger enfrentará a los Pumas por tercera vez en el año. Presente en el partido en Durban (primera victoria oficial de la Argentina ante Sudáfrica), se vio obligado a hacer las valijas y viajar a Buenos Aires para el partido de vuelta siete días más tarde, cuando la idea original era que descansara. "Nos pusieron bajo una gran presión ese día", admitió. "Pero no creo que este partido sea una revancha de lo que pasó en Durban. Eso fue hace mucho. El partido de Buenos Aires sí fue una buena revancha. Ahora son dos equipos jugando por la medalla de bronce. Sería lindo añadir una medalla de bronce a mi colección. He visto todo en los Mundiales". A los 32 años y disputando su cuarto Mundial, Burger es uno de los jugadores más experimentados de los Springboks, que mañana despedirán a un emblema como Victor Matfield, que como Fourie du Preez y Jean de Villiers (ausentes por lesión) se retira del seleccionado tras el Mundial. "Tenemos una motivación extra, por lo que queremos cerrar este Mundial con una victoria", continuó Burger. "Siempre jugar para los Springboks es especial. Naturalmente para mí haber jugado tanto con Victor, Fourie y Jean, le pone un final especial a una era. Son mis amigos, uno lo quiere hacer especial. Hace que uno quiera salir a jugar bien. Obviamente es importante ganar, como cualquier test match. Hicimos un gran esfuerzo durante todo el Mundial como para no querer salir a ganar". Ellos, junto con Bryan Habana, Bismark y Jannie du Plessis, Ruan Pienaar y Juan Smith han conformado una especie de generación dorada para el rugby sudafricano. "Recorrimos un largo camino", acepta Burger. "Estuvimos juntos durante tres Mundiales, ganamos tres Tri-Nations, vencimos a los British Lions, les ganamos a los All Blacks tres veces en 2009. Conformamos una buena generación de Springboks, es un grupo especial. Quizá no siempre fuimos lo buenos que podríamos haber sido. Lo mejor es que todos son buena gente. En rugby es algo fundamental y por eso estuvimos juntos durante tanto tiempo. Hay que saber compartir unas cervezas y reírse juntos, también." La duda ahora es si él, que se irá tres meses a jugar a Japón con Suntory Sungoliath antes de volver a los Stormers, seguirá en el seleccionado. "No pensé mucho al respecto. Probablemente tome una decisión el mes próximo", respondió, como siempre, con una sonrisa. "Queremos terminar de la mejor forma y seguir adelante. Después de la derrota ante Japón muchos de nosotros hicimos un gran esfuerzo por revertir la situación y perdimos por dos puntos con Nueva Zelanda. Queremos terminar de la mejor manera contra un equipo muy bueno como el de los Pumas".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »