Corea del Sur se enfrenta a una crisis de suicidio. Cerca de 40 personas que quitan la vida cada día debido a los problemas económicos y depresión en la que caen producto del auge económico y social que implica ser parte de una de las naciones más desarrolladas del mundo.

En una respuesta extraña a la creciente epidemia de suicidios en el país, han surgido las “escuelas de la muerte”, que no son otra cosa más que centros que muestran a los suicidas como es morir. 

En el curso se hace ingresar a las personas con depresión a una gran sala donde les hacen escribir una carta y un testamento para sus familiares. Luego se les introduce en un ataúd.

Están en esa caja por diez minutos, mientras los familiares lloran por la pérdida. Finalmente, salen y cuentan cómo fue su experiencia. Antes de retirarse, el director del centro les indica que están vivos y que no importan los problemas, deben de luchar.

Es importante destacar que el único país con una tasa de mortalidad más alta que Corea es la pequeña nación sudamericana de Guyana, donde 44 personas se quitan la vida a diario.  

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »