En nuestro local no tenemos árabes, tampoco judíos… solo hay seres humanos" ese es el lema de Kobi Tzafrir, dueño del restaurante israelí Hummus Bar que lanzó una particular campaña.

Con una gran estrategia de marketing Tzafrir invita a tener un descuento del 50 % en la cuenta final si se sientan en conjunto a probar un "excelente hummus árabe y un falafel judío genial"; ya "seas árabe, judío, cristiano, hindú, etc". Y asegura que lo único que puede unir a religiones es el amor por el humus.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »