El juego se interrumpió cuando iban 38 minutos del segundo tiempo, aunque a los pocos segundos se solucionó el problema

Marcelo Gallardo lo decía todo. Fastidioso, lanzó un insulto al aire al ver que los grifos de agua se abrieron en medio de la cancha, a siete minutos del final del partido entre River y Huracán. Justo cuando su equipo presionaba para llevarse la victoria, el partido se interrumpió unos segundos y al DT no le gustó nada.


 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »