El delantero marcó de penal en la victoria en la Bombonera; Meli había abierto el marcador; los xeneizes comparten con San Lorenzo la primera posición

¿Qué se le puede objetar a Boca de su actualidad? Nada respecto de sus números, al menos. Hasta ahora ha sabido reaccionar cada que vez que estuvo condicionado futbolísticamente. Ayer soportó la presión de San Lorenzo, que le había ganado a Argentinos el sábado en La Paternal, y volvió a igualarlo en lo más alto del certamen con el triunfo ante los mendocinos en la Bombonera. Lo mismo ocurrió en la fecha anterior: el Ciclón había derrotado a Crucero del Norte y, unas horas después del mismo domingo, los xeneizes batieron con autoridad a Arsenal.

Al margen de cuestiones de juego, no hay mucho margen para el reproche a este Boca puntero, porque incluso la esperanza sigue viva en la Copa Argentina. Sin embargo, el Vasco Arruabarrena está obligado a ratificar este buen rumbo en una seguidilla de partidos del campeonato que se enseña determinante en las próximas semanas, y que incluye sucesivamente a Gimnasia, San Lorenzo y River.

La gestión de Arruabarrena en la Ribera evidencia una huella negativa indeleble: falló en cada momento crucial, cuando hubo que pegar el gran salto. Sucedió con la eliminación ante River en las semifinales de la Copa Sudamericana y también en los octavos de final de la Copa Libertadores frente al rival de toda la vida. Una equivocación más en un duelo ante River puede truncar el ciclo del Vasco.

Y para llegar con el envión anímico intacto, en la Bombonera Boca no lució ante Godoy Cruz, pero le ganó con claridad por 2-0 con goles de Marcelo Meli y Carlos Tevez, de penal.

En un primer tiempo en el que el xeneize no jugó bien y hasta pudo sufrir un gol, llegó el grito de Marcelo Meli, de cabeza, a los 37 minutos, que le devolvió algo de tranquilidad.

En el complemento, mejor parado, Boca manejó el ritmo del partido y estiró la ventaja con un tanto de Tevez, de penal, a los 20, que selló el 2 a 0 final.

En este contexto, el DT se focaliza en el encuentro del próximo sábado en La Plata: "Nos jugamos partidos muy importantes en la liga local y en la Copa Argentina. Viene una seguidilla, lo conocemos y no somos tontos, pero hay que ir partido tras partido. Después, habrá tiempo para pensar en lo que viene. El equipo que esté más tranquilo y se aleje de los entornos será el que gane el torneo".

Para reforzar la idea, el Vasco comentó: "Sería estúpido pensar en San Lorenzo y River antes que en Gimnasia; no podemos gastar energías de más". El entrenador pretende despejar fantasmas respecto de su futuro en el cargo, en caso de que su equipo no salga bien parado de la decisiva serie en el torneo local. "No puedo hacerme eco de lo que se dice; tengo contrato con Boca hasta diciembre", argumenta.

PARTIDO

+ Boca Juniors Boca Juniors4-3-1-2 2 - 0I: 23 ago 2015 18:15a: Alberto José Armando (La Bombonera) Godoy Cruz4-2-3-1 Godoy Cruz +
SuplentesSuplentes31Sara4Peruzzi18Colazo21Erbes13Rolín2CataDíaz17Meli1034Palacios27Calleri5Gago3Monzón612Galván14Lodeiro20Cubas25Chávez30Bentancur1Rey4Ceballos17Zárate5JerezSilva2Burgos27Galeano7Garro8Zuqui9Fernández37Giménez21Angileri1119Correa20ÁngelGonzález23PolFernández25SebastiánMoyano33García42Illanes

Habrá que ver cómo maneja el Vasco las ausencias obligadas de Carlos Tevez y Fernando Gago para el choque ante San Lorenzo, debido a que ambos estarán afectados a la gira del seleccionado en los Estados Unidos. Los dos estarán disponibles tres días antes del superclásico de la fecha 24a, en el estadio Monumental. En este sentido, Arruabarrena buscó minimizar el efecto de las bajas: "Es cierto que para jugar con San Lorenzo perderemos jugadores importantes, pero Boca tiene un gran plantel y tenemos futbolistas para reemplazarlos, aunque con otras características".

Inevitablemente, todo lo que haga Boca de aquí en más estará supeditado a un desenlace exitoso. Puede seguir acumulando méritos fecha tras fecha, dejando rivales en el camino y sorteando otras dificultades, pero si el final no muestra triunfadores a los xeneizes, todo lo que se haya hecho hasta ese momento caería en saco roto. Las victorias pueden sucederse, aunque la atmósfera enrarecida en La Boca no se despejará hasta alcanzar un logro concreto, debido a que la gloria amasada por River en este último lapso tiene un peso demasiado grande.

Esa idea de desoír lo que se dice en los pasillos, de escapar de los entornos y compenetrarse en los objetivos, cada uno a su tiempo, se convirtió en el modus operandi obligado para el entrenador, que busca que la tercera sea la vencida, luego de los dos grandes traspiés frente al conjunto millonario en el plano internacional.

Boca empieza a zambullirse de lleno en un terreno donde primarán las urgencias. El Lobo platense será la primera medida. Por supuesto, no sólo se trata de River: ahí está San Lorenzo, decidido a mandar en el torneo, y por ahí acecha Racing, el más fuerte entre los perseguidores más cercanos.

Marcelo Meli anotó de cabeza el 1 a 0


 

Carlos Tevez marcó el 2 a 0 de penal

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »