Las imágenes, tomadas por el turista británico John Westbrook, registran cómo un Renault Megane estacionado frente a la playa se derrite ante los 37 grados en la ciudad de Caorle, en el norte de Italia. Espejos retrovisores, molduras y parachoques se deforman y caen al suelo.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »