Los condenados son la empleada doméstica de la víctima y un hombre que era su pareja, quienes ingresaron en la casa de la jubilada y, tras rociarla con gas pimienta, la ataron en la cama para robarle una computadora, dos celulares y una cartera de gamuza azul.

Para el Tribunal Oral en lo Criminal II de la Plata, a cargo de Claudio Bernard, la pareja cometió "robo calificado por el uso de armas" y condenó a la empleada Mariela Roxana Orona a seis años y dos meses de prisión, mientras que a su pareja, Aldo Jorge Querio Martínez, le aplicó cinco años y medio de encierro. La Justicia dio por acreditado que el 25 de junio de 2012, en un departamento ubicado en un primer piso de calle 8, entre 56 y 57, de La Plata, Orona dejó entrar a su pareja y juntos arrojaron a la dueña de casa “gas pimienta en la cara, luego la ataron con cables y chalinas que había en el lugar, para luego robarle una computadora, dos celulares y una cartera de gamuza azul”. El juez Bernard afirmó en su fallo que "un rociador de gas pimienta se trata de un elemento específicamente fabricado para ser utilizado en el ataque o defensa, medio por el cual debe ser considerado como arma propia”. Se tomaron como agravantes “la pluralidad de intervinientes como facilitador de la empresa delictiva”, y “la mayor extensión del daño causado a la víctima por la forma en que resultó amordazada e inmovilizada al final del suceso”, en tanto, en el caso de Orona, también se computó como agravante “el conocimiento previo que tenía con la víctima como facilitador del accionar delictivo”. La causa se dirimió con la modalidad de juicio abreviado, en la que Ministerio Público, defensores e los imputados, acuerdan la pena a imponerse y el juez dicta una sentencia en base a dicho convenio.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »