La yubarta, de aproxidamente dos años y que apareció el lunes en Puerto Madero, fue vista por última vez en la madrugada de ayer y disparó interrogantes sobre su paradero

 ballena yubarta o jorobada de aproxidamente dos años que sorprendió al mundo cuando se apareció el lunes por Puerto Madero, fue vista por última vez cerca de las 4.30 de ayer. Desde entonces, a pesar del patrullaje de Prefectura, y la acción conjunta entre la Fundación Cethus y la secretaría de Ambientes, no ha habido ninguna otra noticia en torno a su paradero.

VOLVIÓ AL MAR

"Somos optimistas", dice Vanesa Reyes, de la Fundación Cethus. Desde un principio, el objetivo fue guiar a la ballena desde la zona del puerto hasta la boca del río, para que pueda volver al mar y a su ruta migratoria, que lleva desde el archipiélago de Abrolhos, en el estado de Bahía, Brasil y la región antártica.

La ballena yubarta o jorobada se alimenta de krill y necesita de agua salada para vivir. Este ejemplar en particular tenía un tamaño que permite a los especialistas creer que ya había sido destetado. Sin embargo, se lo veía "desnutrido y con laceraciones en la piel", lo que permite creer que estaba enfermo o sufría alguna condición.

SIGUE EN LA ZONA DE PUERTO MADERO Y LOS DIQUES

La ballena fue vista por última vez cerca de las 4.30 de ayer en la Dársena A, luego de casi un día de operativo conjunto entre la Fundación Cethus, la Prefectura y la Secretaría de Ambiente. Durante la noche, botes de la Prefectura montaron guardia y fue personal de esa fuerza el que la vio por última vez. Desde entonces, el patrullaje en esa zona fue constante. En paralelo, ConTraSe, que controla el tráfico en el río, emitió una alerta a todas las embarcaciones, en la que solicitó prestar atención en la circulación. Desde la Prefectura, aseguraron a LA NACION que aún nadie llamó para notificar que la ballena fue vista.

SE FUE NADANDO RÍO ARRIBA

En 2012, una ballena apareció nadando en las costas del río Uruguay y del río Paraná. Tras casi tres semanas de permanecer sin rumbo, lamentablemente murió frente a la costa de Campana.

Ayer, Miguel Iñiguez, titular de Cethus, contó a LA NACION que "en caso de haber una sudestada importante", era plausible que el animal se fuera nadando río arriba. Con el temporal acaecido en las primeras horas de hoy, LA NACION se comunicó con Cethus nuevamente y desde la fundación dijeron que hasta ahora no advirtieron un viento "que viniera del mar hacia la ciudad", que haga que estas sospechas sean mayores. "Depende de la dirección del viento. Si la corriente se hiciera muy fuerte, se le dificultaría ir hacia el mar", señaló Reyes.

A pesar de las alertas del ConTraSe, ningún navegante avistó a la ballena en las aguas del Uruguay o del Paraná, informó la Prefectura. Sin embargo, el temporal y el oleaje dificultan mucho la tarea. "El avistaje de ballenas depende mucho de las condiciones óptimas del tiempo", explicó Vanesa Reyes, de Cethus.

EL PEOR DE LOS ESCENARIOS

El peor de los escenarios es que la ballena, que estaba en grave estado de salud, no haya logrado sobrevivir. En caso de que haya pasado eso, es posible que haya que esperar algunos días antes de que el cuerpo aparezca. "Al principio se hunde, y después de unos días, el cuerpo sale a flote. Aunque también podría pasar que quede atrapado en el lecho fangoso del río", explicó Reyes.

Sin embargo, recordó: "Somos optimistas. Ojalá que haya encontrado su camino hacia el mar".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »