Quienes comen picante tienen un menor riesgo de contraer cáncer, enfermedades coronarias y respiratorias.

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Pekín (China) ha relacionado el consumo de comida picante con una vida más larga. La investigación fue difundida por la revista británica de medicina British Medical Journal.

Experimento

La muestra: más de medio millón de chinos, que fueron observados durante varios años. 

Conclusión 

Así se comprobó que aquellos que consumían alimentos picantes de 6 a 7 veces por semana reducían un 14 % el riesgo de morir en forma prematura, comparados con los que solo lo hacían una vez por semana.

Además, la comida picante se asoció a un menor riesgo de morir a causa de enfermedades infecciosas en las mujeres y de cáncer y enfermedades respiratorias o cardíacas en ambos sexos. Esta relación positiva se potencia en las personas que no toman bebidas alcohólicas.

"Nuestro análisis muestra una correlación invertida entre el consumo de comida condimentada y la mortalidad global, así como con ciertas causas de deceso", asegura el equipo liderado por el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Pekín.

A pesar del importante tamaño de la muestra, el estudio presenta algunos puntos débiles. En particular, falta información detallada sobre la composición de las comidas de los participantes.

Según explicaron los investigadores, matizan que los beneficios de la ingesta de comida picante pueden estar asociados también a otros factores, como los hábitos dietéticos, el estilo de vida y el estatus socioeconómico.

"Se desconoce si las correlaciones observadas son resultado directo del consumo de pimienta o bien son simple consecuencia de otros elementos favorables de la alimentación que no fueron tomados en cuenta", comentó Nita Forouhi, una especialista en nutrición de la Universidad de Cambridge.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »