Los referentes del equipo xeneize tuvieron una tarde nefasta ante Unión; lo mejor del equipo estuvo en el ataque, con el goleador y Seba Palacios como lo más destacado

Aplazo a los referentes es lo que se destaca del uno por uno de Boca tras la caída por 4 a 3 ante Unión, en la Bombonera.

Ni Agustín Orion , ni el Cata Díaz superan el 3 en el promedio de los puntajes de los diarios La Nación, Olé y Clarín. Otro de bajo rendimiento fue Fernando Gago , que reúne un 4.66.

En la zona de ataque se vio lo mejor del conjunto xeneize. Allí, Carlos Tevez y Sebastián Palacios cosechan un 6, mientras que Jonathan Calleri reúne un promedio de 8.16

 

Lunes 03 de agosto de 2015 | 08:48

Boca, en un show de errores que expuso a los referentes

Por Christian Leblebidjian | canchallena.com

Twitter:  @cleble     |   Ver perfil

19631    

 

Arruabarrena, Orion, el Cata Díaz y Gago, durante la derrota de Boca ante Unión.  Foto: Aníbal Greco

 

Justo en la semana previa al sueño de River de levantar la Copa Libertadores luego de 19 años, Boca cayó sumergido en una pesadilla de la cual no le será sencillo levantarse. Tenía la posibilidad de finalizar la jornada como campeón de invierno con al menos un empate, siendo primero en soledad tras 19 fechas que habitualmente marcarían una consagración en los habituales torneos cortos. Y empezó ganando, lo que debería haberle entregado una tranquilidad mayor, pero se descontroló y cometió errores puntuales que lo desarticularon como equipo. Y por eso perdió ante Unión 4-3. Fue el show del gol, pero también de los errores y quienes quedaron expuestos en ese rubro fueron, principalmente, los referentes xeneizes. Quizá por eso la sorpresa en una Bombonera repleta.

Boca nunca sobró la situación del partido, pero sí pudo sufrir un exceso de confianza y de tranquilidad luego de ese 1-0 de Calleri tras un rechazo defectuoso de Brítez. Porque Unión también se equivocó, aunque menos que el local. Por cómo venía el desarrollo del partido, con ataques que acercaban al equipo de Arruabarrena al segundo tanto y apenas sufriendo en el de Orión de pelota parada no se preveía el desenlace que finalmente se dio. Pero todo se desmoronó a partir del fatídico minuto 23, en donde un saque de Nereo Fernández terminó en elpenal de Orion a Gamba, en la expulsión del arquero y en el empate de Malcorra. En apenas cinco minutos, otra falla, ahora de Daniel Díaz , le significó el 1-2 de Mauricio Martínez, un mediocampista que pisa seguido y bien las áreas rivales. Después vino sí el mérito de Boca de revertir dos veces el resultado, sobre todo por el empuje de Tevez y Calleri, pero defendió tan mal que siempre estuvo más cerca de perder el partido que de empatarlo o ganarlo. Y así fue como entre Brítez y Gamba terminaron enmudeciendo la Bombonera.

¿Por qué quedaron tan expuestos los referentes? Porque lejos de marcar el ejemplo, aportar tranquilidad y encausar a un equipo desordenado, le sumaron nervios y confusión.

No es la primera vez que Orion comete una falta temeraria así sobre un delantero rival. Ahora fue Gamba; antes, Bueno, de San Martín de San Juan. Y la tercera expulsión la vio ante Temperley, por intentar aplicarle un cabezazo a Dinenno. La decisión futbolística del arquero también fue errónea. Así como en San Juan evaluó una falta fuera del área, pensando que podría ser expulsión pero no penal, ayer era hubiera sido menos problemático un eventual 1-1 que un penal en contra y jugar 67 minutos con un futbolista menos. Los hinchas no le dejaron pasar el nuevo error. Lo despidieron con silbidos y ovacionaron a Guillermo Sara cuando ingresó.

Daniel Díaz falló junto con Tobio en dejar pasar ese pelotazo largo de Nereo Fernández a sus espaldas, dejando escapar a Gamba. Pero después, cometió un error conceptual en el 1-2, ya que buscó una salida lateral cuando, presionado, la jugada le pedía un pase atrás a Sara.

Fernando Gago no fue eje en el desarrollo normal del juego, pero tampoco en la adversidad. Por el contrario, se fastidió, dedicó mucho tiempo en discutirle al árbitro y no fue una referencia de calma o de guía futbolístico para sus compañeros. El 4-3 nace de una pelota que él pierde y se quedó protestando un foul en lugar de seguir marcando. El Gago que necesita Boca es el que asistió a Calleri en el 3-3, el que aporta visión de juego. Pero ayer se vio a cuenta gotas.

Rodolfo Arruabarrena debió resolver los cambios para intentar torcer el rumbo. Por la roja a Orion salió Palacios, que hasta ese momento era uno de los más desequilibrantes, después terminó apostando a jugar 3-3-3, con Erbes de líbero, Tobio y Díaz a sus costados; Meli, Gago y Bentancur; Carrizo, Calleri y Tevez arriba. Pero Unión incluso en el 3-2 desperdició un contraataque primero de 3 vs. 1 y después de 5 vs. 3 increíble bajo el arco de Sara.

El técnico también se fue expulsado. Al final del primer tiempo intentó tranquilizar; pero terminó preso de los reclamos, junto con Fernando Gayoso, el entrenador de arqueros. Y roja para los dos.

Una de las máximas en el fútbol dice que el partido que no se puede ganar no se debe perder. Con diez, los xeneizes habían igualado dos veces un partido sin control. El último, sobre el final. Pero sin referentes por expulsiones y fastidios, sólo Tevez pareció entender qué debía hacer el equipo. Sin embargo, estuvo demasiado solo.

El problema de Boca no está en la derrota. Puede perder incluso con Unión en la Bombonera 4-3, pero no por los errores que cometió desde las decisiones en un fútbol tan profesional. Las fallas técnicas en las ejecuciones están contempladas, las de resolución en función de qué pide tal o cual acción...

¿Quién tiene el control en Boca? Una caída no debería hacer tanto ruido. Pero es una de las preguntas que buscará respuesta interna en los próximos días

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »