Sumando 11 de los últimos 15 puntos que disputó, el Chacarero acumula 5 partidos sin derrotas, encontró una identidad de juego y empieza a dar señales positivas buscando ser protagonista del Grupo 11 del Federal B.
Fuente Lic.Javier Sortino (zonachacarera.com)

Se desperezó el viejo León del este Mendocino, luego de una prolongada siesta de varios meses que incluyó las dos primeras derrotas en el inicio del certamen, encontró una fisonomía de juego, consiguió resultados positivos, algunos rimbombantes como la goleada a Ballofet o la agónica y épica victoria ante Huracán de San Rafael de visitante, escaló posiciones, se encuentra en zona de clasificación y empieza a mostrarse como un equipo seguro de sí mismo, con personalidad e ideas claras buscando ser candidato a avanzar a la segunda fase del certamen. No le costó poco al entrenador dar en la tecla para encontrar el funcionamiento acorde al grupo que integra. Empezó con dos derrotas demasiado claras como para no preocuparse, pero luego del traspié inesperado ante Montecaseros como local, cuando incluso se corrían rumores de que el DT tenía los días contados como entrenador(algo insólito si se pretende un trabajo serio y a largo plazo), todo el Chacarero hizo un clic positivo, su entrenador cambió nombres y esquema táctico, dejó de predicar ese lirismo que tanto lo seduce, ese ir para adelante sin miramientos, comenzó a entender lo duro que es cada partido en esta zona mendocina y empezó a edificar una seguidilla de resultados positivos que hacía mucho tiempo no veíamos por Lavalle y Ruta 50, tres triunfos y dos empates, 5 partidos sin perder, no ocurría desde 2012 cuando Marcelo Vázquez era el entrenador albirrojo. ¿Qué cambió desde la derrota ante el Lobo del Norte hasta esta épica victoria de visitante en San Rafael? Primero un técnico que abandonó su prédica lírica por un pragmatismo más adecuado a la zona donde le toca dirigir; pensar en que en este apretado grupo 11 de equipos mendocinos, donde todos los rivales se conocen demasiado, se puede jugar sin mirar las virtudes del rival, arriesgando más de la cuenta, es ser demasiado inocente. Eso le ocurrió a San Martín ante Montecaseros, fue inocente y desequilibrado tácticamente, por eso perdió, aunque también pudo ganar. Busciglio entendió que el pragmatismo, la flexibilidad y el equilibrio son claves en este certamen donde cuesta mucho jugar al futbol de manera limpia y clara, donde predomina el roce, la pierna fuerte, la pelota parada. Así armó un esquema flexible que costó un par de partidos para que se amoldara pero fue obteniendo resultados, paso del 4-3-3 con el que perdió ante Montecaseros a un 3-4-1-2, el esquema que más le gusta al entrenador, ante Andes en Alvear, con Cabrera abandonando el medio para ser libero, Gonzáles y Suárez como Stoppers, un doble cinco con Guerrero y Bastianini, con Sandoval y Ponce como laterales volantes, Hernández como enganche y Juárez y Chiocarello arriba. El empate 1 a 1 fue positivo, sirvió para empezar a afianzar la idea, los problemas defensivos fueron evidentes en la primera media hora, pero el gol de Hernández tranquilizó al equipo que se afirmó desde el resultado y casi no sufrió luego del 1-0, un penal dudoso a favor de Andes y cierta impotencia ofensiva impidieron la victoria, era el primer punto en el certamen. Ante Argentino se jugó el partido más flojo de los 5 de esta racha positiva, el mismo equipo, con el ingreso del recuperado Villaseca por Juarez, el mismo esquema 3-4-1-2, con Cabrera desperdiciado como líbero, le rindió mucho más como volante central junto a Bastianini en el complemento. Argentino lo superó claramente a un San Martin con muchos problemas defensivos, cometiendo faltas inocentes cerca del área, retrocediendo mal en ataque en su obligación de ganar como local el primer partido del certamen. El conjunto de San José generó no menos de 5 chances claras de gol que una estupenda actuación de Bonacci impidió que terminaran en la red, el Boli perdono al León, que tenía la solución a sus problemas en el banco, el ingreso de Vargas por un inexpresivo Hernández, el monito revolucionó el ataque albirrojo y convirtió agónicamente a los 40 minutos el gol de una victoria injusta pero muy festejada, era la primera alegría del certamen. A esta altura Busciglio había encontrado el equipo, el esquema era el 3-4-1-2 que con laterales volantes más laterales que volantes podía ser un 5-3-2, dependiendo de la circunstancia, así visitó a Palmira, y jugó un aceptable primer tiempo, en un mal partido en general, defendiendo con corrección, hasta que Marín metió la mano y el árbitro cobró otro penal en contra del Chacarero, Palmira lo ganaba casi sin atacar y en el complemento el entrenador confió en Stipech (que la venía rompiendo en la Liga) para reemplazar a Hernández que no entraba en sintonía con el resto de sus compañeros, Stipech le dio otra verticalidad a San Martín, se ganó la titularidad, colaboró para el empate de Villaseca, que bien pudo ser victoria sobre el final de no haber sido por el claro penal a favor de San Martín que el arbitro Márquez no se animó a cobrar con toda la tribuna local de fondo. Un empate que pudo ser victoria pero también derrota, porque el equipo siguió dando ventajas defensivas que transformaron figura a Bonacci, que tapó tres pelotas claras de gol. festejo gol Ante Ballofet se dio la victoria más abultada, un claro 5-0 ante el rival más débil de la zona, con Busciglio apostando por dos chicos muy jóvenes provenientes de tierra adentro, desde La Paz y La Dormida debutaron Matias Viguet y Maximiliano Neira, 17 y 18 años, un gran futuro y un debut a la altura, Viguet le puso dos pases gol a Villaseca, que facturó por duplicado, Neira convirtió el segundo tras recuperar el solo una pelota en la salida del rival, fueron figuras, junto a Stipech, Villaseca, Cabrera y Bastianini, facturaron Chiocarello y Vargas que entró y volvió a convertir. La victoria revitalizó el ánimo para enfrentar al encumbrado Huracán de San Rafael, equipo duro históricamente en su reducto de Pueblo Diamante para San Martín, solo una vez había ganado en ese estadio en los últimos 20 años, en 1997 con el recordado gol de Bertolini que le dio el ascenso a la B Nacional. Fue una victoria épica, histórica y agónica por cómo se dio, una verdadera muestra de personalidad y carácter de un equipo que jugó muy bien 70 de 90 minutos, donde superó claramente a su rival, pero cometió una vez más errores infantiles. Un insólito penal de Enzo Suárez cuando iban 25 minutos y el conjunto Albirrojo dominaba el encuentro sin llegadas claras, un segundo gol de Huracán producto de desatenciones llamativas en defensa con el equipo atacando y descompensado en el retroceso, Huracán con 10 hombres por la expulsión de Agostinelli a los 28 por agresión a Villaseca, se puso a los 30 minutos dos a cero, parecía irremontable. Pero afloró lo mejor del equipo en un segundo tiempo para el recuerdo, Busciglio acertó en los cambios, el ingreso de Viguet por un Suárez que no da pie con bola en la defensa, retrasando a Sandoval como stopper le dio otra frescura y seguridad al equipo, que descontó rápidamente a los 6 minutos con un golazo de Marín tras un pase milimétrico de Bastianini en un tiro libre, el equipo asumió el hombre de más y el protagonismo, lo fue a buscar sin desordenarse, Huracán no atacó nunca más, faltaba precisión en el área rival para consumar el empate, hasta que ingresaron Juárez y Vargas en los últimos 10 minutos para consumar la hazaña. A los 47 Viguet tras pase de Juárez y a los 49, con Huracán desesperado y perdiendo la cabeza, Juárez de cabeza tras un maravilloso pase del monito Vargas dieron vuelta el resultado de manera inesperada e inolvidable. Luego de 7 partidos disputados el saldo empieza a ser positivo, San Martín parece haber encontrado el equipo desde lo táctico, con variantes en los nombres que le permiten al entrenador cambiar piezas y que el rendimiento no decaiga, por el contrario, Busciglio ha encontrado en las variantes soluciones positivas, el 3-4-1-2 parece ser el esquema que mejor le sienta a este San Martín modelo 2015, con Stipech ganandolé el puesto a Hernández como enganche, con Villaseca como bandera en el ataque, con la frescura de Viguet y Neira, la sobriedad y seguridad del doble cinco Cabrera-Bastianini y un arquero que da confianza, con Vargas como una solución importante desde el banco, lo mismo que Ponce. Falta afianzarse defensivamente, la línea de 3 defensores comete muchos errores inocentes, son 4 los penales que le han cobrado en contra al chacarero en apenas 7 partidos, producto de errores como manos o faltas innecesarias, Suárez es el jugador de peor rendimiento en la estructura defensiva, Sandoval le dio seguridad cuando lo reemplazo como Stopper, y también falta mayor sintonía entre el centrodelantero y el resto del equipo, porque primero Collantes, luego Chiocarello y en algún partido Juárez no logran afianzarse como ese 9 con presencia en el área. Son los puntos débiles de un San Martin que encontró primero desde los resultados y luego desde el funcionamiento argumentos para empezar a creer en un equipo protagonista, debe mejorar aun, pero luego de dos derrotas, sumo en 5 partidos, es el equipo más goleador de la zona y el de mejor diferencia de gol, está en zona de clasificación y se le viene una seguidilla de 3 partidos como local y solo uno como visitante. Como para ilusionarse con la clasificación, con un equipo ambicioso que demostró en San Rafael tener garra y coraje, mas allá de algunos “mufas” ( que en todos lados hay ) que menosprecian esta buena campaña del León de Busciglio, que parece encontrar el rumbo en este Federal B 2015.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »