Por primera vez, la Argentina jugará bajo techo y sobre polvo de ladrillo; la particular historia del court que se eligió para recibir a Serbia

cruce entre la Argentina y Serbia, por los cuartos de final de la Copa Davis , del 17 al 19 de este mes, presenta diversos condimentos atractivos. El equipo nacional tendrá la oportunidad de alcanzar las semifinales luego de dos años, ante un rival que, en principio, no contará con Novak Djokovic, aunque reglamentariamente el número 1 puede sumarse a último momento. Será la segunda vez en la historia que la Argentina optará por ser local en un court techado, el estadio multiuso de Tecnópolis (la primera fue en la final 2008 ante España en el Polideportivo de Mar del Plata). Claro que será la primera indoor sobre polvo de ladrillo. Y es la cancha la que tiene una particularidad, porque llegó en barco al puerto de Buenos Aires desde España, en cinco contenedores. La Asociación Argentina de Tenisafirmó tener varios motivos para contratar a una empresa extranjera, en este caso GreenSet, de Barcelona, para la construcción.

Luego de que el capitán Daniel Orsanic y los dirigentes de la AAT decidieran, por cuestiones deportivas y climáticas, que la serie se disputara bajo techo, concluyeron que deberían buscar ayuda en especialistas del exterior. "Buscamos asesoramiento sobre empresas bien desarrolladas en la construcción de canchas indoor de polvo y Orsanic tenía conocimiento de que Javier Sánchez Vicario (reconocido ex número 9 en dobles) tenía una compañía dedicada a ello. Se chequeó y, encima, la empresa estaba aprobada por la Federación Internacional de Tenis, lo que nos brindaba un respaldo superior que en la región no había. Además, el estadio lo teníamos reservado solo con 28 días de anticipación al evento y contábamos con la experiencia de que las constructoras de nuestro país pedían más de 50 días para hacer la cancha. Todo nos cerró", detalló Diego Gutiérrez, secretario legal de la AAT y uno de los máximos responsables del evento.

Una vez tomada la decisión, la Asociación hizo los trámites oficiales para concretar la importación, mediante una empresa porteña de logística y procedimientos aduaneros. El valor de la cancha es 45.000 euros, una cifra que, según los dirigentes, es inferior a la que la AAT desembolsó para la construcción de la cancha de polvo de ladrillo de la primera serie del año, ante Brasil. ¿Cómo harán para pagarla? "Cuando se haga la liquidación final de la serie, teniendo en cuenta los ingresos y gastos, haremos el pago. Hicimos todos los trámites que correspondían. Tuvimos que cargar la declaración jurada en la AFIP para que nos autorizaran a girar los fondos al exterior. Ya autorizada, haremos la transferencia bancaria en su momento", especificó Gutiérrez.

Desde que el barco partió de Barcelona, demoró unos 25 días en alcanzar las aguas bonaerenses. "Acá se hizo la base de concreto y arriba se pusieron 220 metros cúbicos de ladrillo. El material que llegó en los contenedores fue para las capas finales. Uno especial que lo llaman pavimento pastilla, compuesto por una mezcla de cascote cerámico triturado, cenizas, cal y tierra roja. Y el polvo de ladrillo. Ese pavimento especial es el que determina la velocidad de la cancha. La cal es de color tierra, no es blanca como la que conocemos nosotros. Y cuando se pasa la rastra se van fusionando los productos", explicó Viviana Gentile, del equipo de la AAT y coordinadora de la producción del espectáculo. Los trabajos, en Tecnópolis, comenzaron el 21 de junio y en 15 días la cancha ya estuvo lista para jugar.

Dos técnicos españoles estuvieron en el país supervisando la construcción y capacitando a los cancheros argentinos para que sepan cómo actuar frente a los pedidos de los tenistas. La superficie tiene sus técnicas, sus pequeños secretos. "Cuando derrapás, la tierra no se abre como en una cancha nuestra, en la que se hunde la zapatilla y desparrama polvo. Es más firme y se patina más. La recepción de los jugadores ha sido buena y las canchas son comparables con las de Madrid. Orsanic necesitaba que la cancha fuera lenta y está así; no está ni barrosa, ni súper húmeda", dijo Gutiérrez. Un dato no menor es que, mezclando los distintos materiales, la velocidad de la superficie se puede alterar pronto de un encuentro a otro. "Los flejes son cerámicos, van empotrados en la tierra. No son como los tradicionales nuestros, con clavitos. Lleva poco riego, porque la cerámica con agua, patina", aportó Gentile.

El estadio, con calefacción y capacidad para 9300 espectadores, tendrá una lucida puesta en escena, con un cubo electrónico, en el que se verá el marcador y se emitirán videos. Además, por exigencia de la Federación Internacional para la transmisión de TV en HD, la iluminación tendrá una potencia de 1800 lúmenes. "Hacer todo esto no es fácil, sobre todo desde lo operativo. Pero encontramos un gran respaldo en la producción de Tecnópolis. Estamos cerca del equipo y esperamos lo mejor", expresó Daniel Fidalgo, vicepresidente de la AAT y miembro del comité de Copa Davis. Tras la serie, la cancha no se perderá: la intención de la Asociación es trasladarla y sumarla a las de cemento que se inauguraron en el Cenard. Pero para ello falta. Hoy, la lupa está puesta en una serie que será muy particular..

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »