Desde Chile, el periodista deportivo, habló con Los Andes sobre el premio que acaba de recibir. La emoción de un "chico" de San Martín.Fuente Los Andes

Tato Aguilera viajó, años atrás, a Buenos Aires con un sueño claro: ser periodista deportivo. El joven de San Martín, Mendoza, luchó años para lograr generar su espacio, un esfuerzo que generó sus frutos. Él, Leandro Jerónimo Aguilera lo logró. Hoy trabaja en radio Mitre, radio Cooperativa, en TyC Sports y es parte del staff del consejo editorial de la revista Solo Boca. Además acaba de ganar un Martín Fierro junto a sus compañeros quienes protagonizan Super Mitre Deportivo, programa que va de lunes a viernes.

Desde Chile, donde se encuentra cubriendo con un grupo la Copa América, habla con diario Los Andes. Sus palabras de felicidad. “Estoy haciendo la cobertura de la Copa América, me enteré del premio por el mensaje de un amigo. Empezó a llegar otro mensaje, otro mensaje y otro más. Estoy chocho, emocionado. Tengo ganas de abrazar a todos", fueron sus primeras declaraciones.

Volverá a Buenos Aires recién el 5 de julio. Mientras sólo festejará con sus compañeros de trabajo. "Recién llegó Toni y lo invité a cenar. Vamos a tomar un buen vino y levantar las copas por la familia, por mi novia, por los amigos, por los conocidos y por que valoran este premio", comentó emocionado.

¿Cómo fueron sus inicios? "Arranqué como cronista de Boca telefónicamente los dos primeros años. Y en el 2014, el año por el que ganamos, me ofrecieron sumarme a la mesa todos los días. El programa tenía una medición que no era la mejor y nos sumamos a la mesa y empezó a subir el rating y ahora está por las nubes. Estamos muy cómodo como grupo humano, realmente es un premio al grupo. Gente muy laburadora. Es un sacrificio porque es en la madrugada", respondió sin dudas.

"Esta clase de premios es una recompensa a tanto sacrificio. El horario del programa es de 24 a 1.30 de la madrugada", aclaró el periodista quien duerme apenas 5 horas todos los días.

Sobre su carrera dijo más: "Mi mamá quería que estudiara abogacía y nunca dudé. En un momento laburé en un bar. Pero no dudé nunca, sentía que el periodismo deportivo era lo mío y tenía que llegar". Y llegó Tato, llegó... ¡Felicitaciones!

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »