Los hinchas argentinos lo criticaron por el pobre desempeño de Paraguay en el primer tiempo, pero el Pelado se tomó revancha; "Tuvimos temperamento, agresividad y coraje", señaló sobre el empate 2-2 sobre la hora ante la Argentina

"Ramón, el N°9 se fue muy lejos, no te hace caso", se escuchó desde atrás del arco que defendía Sergio Romero durante el primer tiempo. Roque Santa Cruz, el referente de área y el más adelantado de Paraguay, estaba en su campo defendiéndose junto a sus 10 compañeros. Ramón Díaz fue el eje de las burlas de los hinchas argentinos, pero se terminó retirando de la cancha con una sonrisa. Tras ir en desventaja 2-0, Paraguay empató en el final.

En la primer mitad, el riojano decidió esperar y cuidarse de la Argentina. Los fanáticos albicelestes se lo hicieron saber en un escenario en el que todo se escuchaba, con burlas y críticas. Con capacidad para 18.500 personas, el estadio La Portada no estuvo colmado. El público, lejos de cantar, vivió el partido tranquilo, casi en silencio. Allí algunos aprovecharon para que sus gritos se oyeran en todos los rincones. "Tata, decile a Ramón que salga de la cueva", le gritó otro hincha a Martino y toda una tribuna estalló de la risa. Agüero había marcado el primer gol y Ramón se sentó en el banco. Antes estuvo siempre al costado del campo de juego, con las manos en los bolsillos. "Sacá al equipo, no seas c.",exclamó otro de los fanáticos.

Cuando dieron la formaciones y en el parlante se escuchó el nombre de Ramón, la mayoría lo insultó. Algunos hinchas de River se pusieron de pie y lo ovacionaron. Luego, a medida que avanzaba el partido, el riojano sólo fue blanco de gritos y burlas. Sin embargo, en el final, a más de se le atragantaron las cargadas.

"Jugamos contra el mejor equipo del mundo y nos superaron en el primer tiempo, pero después cambiamos algunas cositas tácticas y tuvimos una reacción importante. El equipo tuvo mucho carácter y determinación. Y además los jugadores se sintieron cómodos con el cambio táctico. Me voy conforme con lo del segundo tiempo, porque lo del primero fue preocupante", analizó Ramón, en conferencia de prensa. Y dejó tres palabras clave para explicar el empate sobre la hora: "Tuvimos temperamento, agresividad y coraje. Con el 2-0 muchos pensaban que no lo podíamos revertir, pero se levantó para alegría de toda la gente de Paraguay".

Ortigoza marcó una jugada preparada en el 2-2

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »