Hay quien a los ocho años tiene en el corazón y el intelecto, la lucidez y la solidaridad que muchos sólo consiguen desarrollar en décadas. Y, en el caso del pequeño Christian McPhillamy, además del corazón tiene muy buen puesta la cabeza.

El niño, que reside en Melbourne, Florida, dejó crecer su pelo rubio por más de dos años para, una vez que consiguió una cabellera de longitud considerable, cortarlo y donarlo a niños que, por estar sujetos a tratamiento de cáncer, han perdido su pelo y necesitan apoyo, de acuerdo al relato del programa Today de la televisora NBC.

Christian McPhillamy, de ocho años, con el pelo cortado que donará, tras dejarlo crecer más de dos años. (Facebook/DeeAnne Thomas)Christian McPhillamy, de ocho años, con el pelo cortado que donará, tras dejarlo crecer más …

Todo comenzó cuando en la Navidad de 2012 el chico vio un anuncio del Hospital Infantil St. Jude’s, una notable institución dedicada a atender menores con cáncer sin pedir pago a cambio, y vio imágenes de niños que han perdido su pelo a consecuencia del cáncer y la terapia para combatirlo.

Entonces él definió que estaba dispuesto a que le tomaran el pelo, pero en virtud de una singular inteligencia y generosidad: Christian decidió dejarse crecer una melena, cortarla y darla en apoyo a esos pequeños en tremenda batalla por la vida. No le importó que, a veces, lo confundieran con una niña por la longitud de su pelo y en ocasiones tuvo que encarar comentarios de que tenía el pelo muy largo. Al explicarles la razón de su melena, los ‘críticos’ no podían sino pedirle disculpas.

Hace unos días, cerca de dos años y medio después de que comenzó a dejarse crecer el cabello, llegó el gran momento de la ‘cosecha’. El niño había cuidado y dejado crecer su pelo, que bajaba largo hasta la mitad de su espalda, hasta que tocó el turno de las tijeras. Su pelo dorado fue separado en cuatro secciones de 10 pulgadas cada una y cortado, para luego ser donado a la organización Children With Hair Loss, dedicada a donar pelucas a niños que han perdido el cabello por diversas razones. Con su enorme simbolismo y carga solidaria, la cabellera donada por Christian vale su peso en oro. O más.

La larga cabellera que por dos años y medio Christian McPhillamy dejó crecer, para luego cortarla y donarla a niños sin pelo. (Facebook/DeeAnne Thomas)La larga cabellera que por dos años y medio Christian McPhillamy dejó crecer, para luego cortarla …

“Christian tiene un enorme corazón. Ni siquiera sé si hay palabras para describir lo orgullosa que estoy de él”, dijo a Today DeeAnna Thomas, la madre del niño, quien colocó en su página de Facebook fotos de todo el proceso de corte del preciado cabello.

La donación del pelo fue un momento sin duda memorable y el niño que se beneficie de esa generosa acción sin duda brillará gracias a Christian.

Esas lúcidas y amorosas tomaduras de pelo son más que bienvenidas.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »