En Europa estamos (desgraciadamente) acostumbrados a vivir el drama de los inmigrantes que se lanzan al mar para cruzar el Mediterráneo y llegar a nuestro continente desde las costas africanas. Sin embargo, no es ni mucho menos el único caso que hay en el mundo.

 En el sureste asiático se vive una situación similar con los Rohingya, un grupo étnico procedente de Birmania, integrado por cerca de un millón de personas, que sufre discriminación porque conserva su fe musulmana en un país mayoritariamente budista; las autoridades no les consideran ciudadanos legítimos y les prohíben tener propiedades, además de casarse o viajar sin permiso.

Los que pueden escapan de su región de origen, normalmente por mar, aprovechando que sus pueblos de procedencia suelen estar a orillas del golfo de Bengala, en el océano Índico. Sus destinos son países más tolerantes, como Malasia o Indonesia. Pero las mafias se aprovechan de su desesperación para cobrarles altísimos precios por transportarles en barcos pesqueros que suelen encontrarse en condiciones lamentables, y que en ocasiones dejan abandonados en medio del agua.

Ver todo   10 de 10 fotos Ant.Siguiente
  1. Interior del barco
  2. Living quarters on a boat that carried Rohingya migrants for three months is seen at Langkawi island    
  3. Barco en Langkawi
  4. Restos de comida
  5. Ropas en el suelo
  6. Cubierta del barco con ropa
  7. Cabina del capitán
  8. Casco del barco
  9. Espacio interior de un barco
  10. Barco pesquero en indonesia
  11. Volver a ver la galería 

    MÁS GALERÍAS

  1.  

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »