Una muerte evitable. Nicolás Pereyra, DT del chico Daniel Loyola, jugador de Palmira que falleció el lunes, denunció con dolor la falta de prevención en las divisiones inferiores

El joven futbolista posa al lado del arquero y con sus compañeros del Atlético Palmira  

Lorena Sidoti
sidoti.lorena@diariouno.net.ar

La dolorosa muerte del juvenil jugador del Atlético Palmira Daniel Loyola, quien aparentemente falleció de  muerte súbita aunque habrá que aguardar 30 días para conocer   el parte médico forense, ha traído a debate nuevamente muchos  temas que los clubes mendocinos, y sobre todo el mundo de las
divisiones inferiores reclaman.

Nicolás Pereyra, quien era el DT del Huevo, como se lo conocía a Daniel en el club Jarillero, habló un día  después de la tragedia, con el temblor en la voz de tanto dolor y contó detalles del triste episodio que le  tocó vivir:

“Daniel me decía ayer (por el lunes) ‘profe voy a jugar’ y se reía de  felicidad porque iba a jugar para
una categoría más grande que la  suya. Yo le dije que iba a ir al banco porque por los trimestrales no  había estado entrenando mucho, le  dije que no calentara tanto y se quedó elongando agarrado a la tela y mirando el partido de la 4ª cuando  cayó desplomado al suelo”.

“Fue muy duro para todos, profes, compañeros. Fue un golpe muy bravo.  Hoy en frío sigo insistiendo en lo que dije ayer. No se puede jugar un  partido de fútbol sin una ambulancia. Con Daniel perdimos por lo menos  30 minutos en reanimarlo y la policía no se hizo cargo hasta que apareció un efectivo coherente que  lo llevó al hospital. Yo entiendo que ellos dicen que no pueden tocarlo, pero el pibe se moría en el suelo y no le dieron asistencia. Este policía que  lo llevó al menos le dio atención en sus últimos minutos de vida. Nunca imaginé vivir una situación así. Estoy  muy triste, muy mal”, relató el DT de la 98’ Jarillera.

Como trabajador de las divisiones menores, Pereyra opinó sobre la posible prevención de estos casos  y  sostuvo que “Estoy convencido de que casos como los de ayer se pueden  prevenir. Empezando con que tiene que haber una ambulancia  con un médico. Es más seguro y más rápido, y además de asistirlo rápidamente,  hubiésemos evitado los desmanes  que hubo entre la gente y la policía”.

“Hay que ser más rigurosos en los  controles médicos. Hubo una época en que la Liga hacía los controles con  sus médicos y te revisaban de punta a punta. Ahora el club le da las fichas a los padres y hay médicos serios y médicos que no, y hay chicos que  pueden y chicos que no”.

“Pero la Liga tiene recursos para hacerlo. Es mucha la plata que le entra a la Liga de los clubes y no se invierte. La programación de los partidos es otra cosa poco seria. Con  40 grados de calor nos programan partidos a las 13.30, algo inhumano.

La verdad siento mucha impotencia  de todas estas cosas y no poder hacer nada”, comentó el  entrenador con una evidente angustia.

“Comparto el dolor tan grande que siente la familia y quiero agradecer  a la gente del Deportivo Maipú,
padres, chicos, al médico que lo asistió y a Omar Sperdutti quien fue  al hospital a brindarnos su apoyo y
ponerse a disposición. Solo tengo palabras de agradecimiento con todos  ellos”, sostuvo.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »