Hacer Pilates mejora la calidad de vida y disminuye los efectos que el paso del tiempo provoca en el cuerpo, entre otros muchos beneficios.

 El pie humano tiene 27 huesos. Es el cimiento del tronco, el encargado de soportar las fuerzas de presión y el vehículo del movimiento al andar. Si la estructura corporal no está en movimiento, no altera el soporte; pero, si se mueve, los pies deben trabajar en armonía para mantener un equilibrio entre el peso, la presión y el movimiento realizado. Todo esto se logra gracias a la distribución ósea y articular, transformando la energía en movimiento.

Amparo Camarasa, experta en Pilates  aconseja pensar en el cuerpo como un gran edificio: “Así es nuestro cuerpo. Los pies nos fijan al suelo, seguimos creciendo por nuestra estructura corporal, nuestro pilar de sujeción lo encontramos en el suelo pélvico, el cinturón abdominal y la faja lumbar, y seguimos elevando pisos, recorriendo toda la zona dorsal, llegando a la región cervical hasta la última vértebra que sujeta la cabeza, la parte de nuestro cuerpo que más nos pesa”.

Los pies son la zona del cuerpo que fija a la tierra, las raíces del cimiento corporal y la base donde se eleva una compleja estructura corporal. “Por esta razón –añade Camarasa- es tan importante cuidarlos. Muchas veces usar un calzado inadecuado puede provocar un desequilibrio en la estructura corporal y causar alguna lesión o molestias en la columna”.

 

Prevenir lesiones

El método Pilates se trabaja desde los músculos profundos, utilizando la energía del cuerpo. La respiración mejora el flujo sanguíneo y la correcta alineación del cuerpo permite un movimiento en el rango para ir evolucionando de menos a más, mejora la flexibilidad y provoca una elongación de la estructura corporal.

También contribuye a sacar mayor rendimiento en otras disciplinas, como por ejemplo el running. “Ser entrenados en el auténtico y efectivo método Pilates nos fortalecerá y equilibrará utilizando el apoyo de todas las partes del pie y brindará mayor movilidad articular y fortalecimiento”, explica la experta en Pilates . Además, este método puede ayudar a mejorar y prevenir cualquier lesión; en este último caso, siempre con un parte médico.

Para que la práctica de Pilates sea efectiva, el instructor debe transmitir y llevar al alumno a una conciencia de su cuerpo, enseñarle a utilizar su energía y no su fuerza, trasladar la atención a su respiración, darle las herramientas que lo acerquen a su cuerpo y los cambios que sufre en movimiento.

Por último, Amparo Camarasa recuerda que el método Pilates requiere paciencia, cada uno necesita su tiempo y dedicación. “Debemos sacar rendimiento al poder de nuestra mente y moldear nuestro cuerpo de dentro a fuera”, indica.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »