Tras los enfrentamientos entre barras, el secretario de Seguridad apuntó contra las autoridades de los clubes por "hacerse los distraídos"

Crédito: Adrián Escandar

A tres días del feroz ataque de barras de Dock Sud que mató a dos hinchas de San Telmo y a una semana del homicidio de un simpatizante en un enfrentamiento entre la pesada de Almirante Brown, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, aseguró ayer que no se puede parar el fútbol por"tres o cuatro violentos".

Berni como el secretario de Deportes bonaerense, Alejandro Rodríguez apuntaron contra los dirigentes de clubes de fútbol por "hacerse los distraídos" y tener "doble discurso". "No es sólo una cuestión de pasión por un deporte sino que hay muchos negocios detrás de las barras, y hay muchos dirigentes que no se pueden hacer los distraídos y saben de lo que estoy hablando", sostuvo Berni.

Asimismo, rechazó que el gobierno vaya a auspiciar un parate del fútbol. "No podemos parar el futbol por tres o cuatro violentos", argumentó, pese a la sucesión de muertes.

Difícilmente el gobierno nacional disponga parar el futbol ya que habrá pagado este 1.667 millones de pesos por los derechos de televisación de las dos principales categorías.

El lunes último barras de Dock Sud entraron al club barrial El Resurgimiento y atacaron a los hinchas de San Telmo que miraban un partido por televisión. Daniel Sánchez, de 28 años, murió baleado a los minutos y Javier Araujo, de 29, agonizó hasta el día siguiente y murió en el Hospital Argerich.

Rodríguez insistió en que sea ley la tipificación del delito de barras bravas y la reventa de entradas, un proyecto enviado por Daniel Scioli a la Legislatura, para que los jueces y fiscales tengan elementos para condenar a los responsables de la violencia en el fútbol.

Pero, al igual que Berni, fustigó a los dirigentes por el "doble discurso de permitir el acceso del público visitante en las tribunas locales" bajo la figura de hinchas neutrales. "Nos molesta que los dirigentes nos tomen el pelo como también los medios que lo muestran de forma graciosa y no lo denuncian; me molesta que los dirigentes en público clamen por la vuelta del hincha visitante pero en privado me ruegan que no se levante la restricción porque así están mejor, me molesta que se suspendan los estadios cuando hay incidentes, y que cuando se levantan y hay nuevamente incidentes le echan la culpa al Estado", dijo.

"La violencia en el fútbol se puede evitar, pero no es un problema de resolución policial. Es un problema que tiene que ver con los inmensos negocios que hay en el fútbol, tiene que ver con la complicidad de muchos dirigentes. La violencia va a terminar cuando los delincuentes estén donde tengan que estar", aseguró el secretario de Seguridad.   "Los negocios de las barrabravas están producidos por las falencias de infraestructura que tienen los clubes, como la reventa de entradas. Todos se hacen los distraídos porque les sirve el negocio en negro", agregó en el programa Intratables.   "El policía, antes de sacar la pistola, lo primero que hace es pensar si el juez que está de turno es garantista, o si lo van a procesar. Hay un cambalache adentro del Estado, cada uno da opiniones de acuerdo a intuiciones demagógicas. Por ejemplo, cortar la Panamericana es delito para un juez, para otro no. Esto tiene solución y hay que resolver los problemas punto por punto", manifestó.   "La burocracia judicial hace que una investigación de un puesto de venta de droga en la esquina de tu casa no dure menos de seis meses, o hasta un año. A los responsables de solucionar esto les molesta que yo de la discusión", concluyó.    

Ver más:

 

 , 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »