El Xeneize igualó sin goles ante el Sabalero en un partido muy malo y se aleja de la lucha por el título. Los santafesinos no pudieron alcanzar a Estudiantes en la cima pero sumaron un punto importante en la lucha por la permanencia.

Boca y Colón empataron sin goles en un partido muy flojo que disputaron en Santa Fe y sirvió de cierra para la 13era fecha del Torneo Final. El Xeneize extrañó demasiado a Juan Román Riquelme y pese a tener el control del juego durante gran parte del partido nunca encontró el camino para quebrar a un Sabalero que no pudo alcanzar a Estudiantes en lo más alto pero sumó un punto importante en su lucha por la permanencia.

En los primeros minutos de juego quedó en claro cómo quedaría planteado el trámite del partido, Colón se refugió en su campo y le cedió el control a Boca con la intención de presionar y salir de contragolpe.

El Xeneize comenzó a adelantarse en el campo y a partir de los toques de Gago, más preciso que en sus anteriores presentaciones, encontró espacios en la defensa local para insinuar pero sin generar chances claras de riesgo.

Una imagen totalmente contraria dio el equipo local que en cada ataque busco llegar con profundidad y a los 8 minutos avisó con un remate de media distancia de Graciani que salió por encima del travesaño.

Pero el arranque promisorio del Xeneize se fue diluyendo y con Gago y Sánchez Miño sin ideas aparecieron las ganas del Sabalero que comenzó a complicar, a los 19 lo tuvo nuevamente el equipo local, luego de un centro pasado la pelota le quedó a Luque que se acomodó y sacó un remate rasante que controló Orion con una buena respuesta.

La más clara para el equipo de Bianchi llegó recién a los 30 minutos, después de una serie de rebotes sobre la derecha la pelota le quedó a Gago que sacó un buen centro al primer palo donde apareció Gigliotti anticipando a los defensores y exigió una gran respuesta de Montoya que envió la pelota al córner.

En el cierre de la primera mitad avisó nuevamente el equipo local que continuó desnudando las falencias de la defensa Xeneize, a los 45 minutos Mansilla tuvo un tiro libre en el borde del área y su remate dio en el travesaño.

El segundo tiempo tuvo un comienzo similar al primero pero un protagonista que cambió la ecuación, Lautaro Acosta ingresó por Federico Bravo, quien no tuvo mucho trabajo en la primera mitad, y desde el arranque comenzó a desequilibrar con su velocidad y en la primera sacó un centro bajo que casi termina en gol de Gigliotti que no pudo pegarle con comodidad.

El visitante avisó nuevamente a los 11 minutos, Acosta dejó en el camino a tres defensores y probó de media distancia, su remate fue desviado por Gigliotti en el borde del área y casi sorprende a Montoya que con una atajada espectacular mandó la pelota al córner.

Pero otra vez el trámite del partido se hizo trabado y tedioso, para colmo el local perdió la profundidad con la que en el primer tiempo había generado varias situaciones de riesgo y se dedicó abiertamente a resistir los embates de Boca.

Sobre el final del partido el Xeneize continuó empujando pero siguió acusando la falta de claridad en los últimos metros que hizo que no se dieran situaciones claras de peligro contra el arco de Montoya.

Así el partido se fue diluyendo hasta el final, un partido muy pobre, uno más para el el Xeneize que con este empate se aleja cada vez más de la pelea por el título, mientras que el Sabalero también desperdició una oportunidad para quedar como líder junto a Estudiantes, aunque el punto es un saldo más que positivo en su lucha por mantener la categoría.
 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »