Fueron implantadas en mujeres con un raro síndrome. Ya reportan niveles adecuados de deseo y su funcionamiento es el ideal.

La tecnología es una de las grandes aliadas de la medicina, sobre todo en materia de implantes. Lo último en la materia viene a traer respuestas al mundo femenino: la vagina.

Investigadores del laboratorio del Instituto Wake Forrest de Medicina regenerativa, realizaron implantes vaginales a cuatro chicas de entre 13 y 18 años, que padecían un raro síndrome de aplasia vaginal, (síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser). Puntualmente, cuando estaban en el vientre de sus madres, sus órganos reproductivos no terminaron de formarse.

De acuerdo a las definiciones de los médicos, las vaginas regeneradas funcionarán a largo plazo y ya reportan niveles adecuados de deseo, lubricación, excitación y orgasmo: cumplen con todas sus funciones.

Los investigadores utilizaron un tejido extraído de las vulvas pobremente desarrolladas para recrear loas vaginas. Allí se cultivaron las células y un tubo biodegradable. Los órganos crecieron hasta que el tamaño fuera el ideal para ser implantado.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »