Por el Grupo 8 de la Copa Libertadores, con tantos de Emilio Zelaya, Mariano Echeverría y Marc Crosas, en contra, el conjunto de Sarandí se impuso 3 a 0. Los mexicanos también están entre los 16 mejores del torneo

Con la clasificación asegurada, Arsenal recibió en el Julio Grondona a Santos Laguna, un rival que intentaba ser el mejor posicionado entre los 16 que continuaron con vida en la Copa Libertadores. Más allá de los deseos aztecas, el entrenador Pedro Caixinha optó por preservar a la mayoría de sus titulares para el torneo doméstico.

Con la presencia del argentino Mauro Cejas, la visita buscó dominar las acciones desde el inicio, mientras que el equipo de Gustavo Alfaro apostó, como lo hace habitualmente, por la pelota parada. Los punzantes centros en busca de la cabeza de Milton Caraglio, Mariano Echeverría o Emilio Zelaya, eran los argumentos más incisivos para abrir el marcador.

A los 21 minutos del primer tiempo, los de Sarandí consiguieron establecer el 1 a 0 gracias a un contragolpe perfecto. Con la velocidad de Federico Freire, la potencia de Caraglio y la precisión del "Cachi", los bonaerenses generaron el primer festejo de la noche. Tras una triangulación letal, en la que también participó Gastón Esmerado, el ex delantero de Rosario Central la colgó del ángulo. Tal como lo sintetizó el técnico: "Un verdadero golazo".  

En el complemento, la fórmula que tanto emplea la entidad del viaducto fue elemental para liquidar el pleito. Un balón detenido, junto con el espíritu intuitivo de Echeverría, sirvió para llegar al segundo tanto. El ex central de Chacarita y Tigre aprovechó una jugada que se ensució por la cantidad de rebotes, y colocó el 2 a 0. El triunfo le servía a Arsenal para ser el mejor escolta del certamen continental.

La discrepancia en la actitud de los protagonistas se reflejó en el tercer grito de Arsenal. Una vez más, mediante un tiro libre, Caraglio participó de la conquista, aunque en este caso, el que envió la pelota al fondo de la red fue Marc Crosas. El español no reaccionó a tiempo y anotó el 3 a 0 a favor del dueño de casa. Sin dudas, en la mirada de Julio González sólo se podía percibir la resignación.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »