Insólito caso policial en el fútbol español entre dos ex presidentes del club donde dirige Juan Pizzi. Uno contrató a un sicario para secuestrara al otro ex dirigente. El acusado está detenido.

09/04/14 - 10:19

Juan Soler pasó la noche en un calabozo, se negó a declarar esta mañana y quedó en libertad aunque continúa la investigación de un caso tan insólito como escandaloso. Soler está acusado de intentar secuestrar a su sucesor, Vicente Soriano, por una supuesta deuda millonaria no pagada. A Soler se le prohíbe salir del territorio español y acercarse a más de 15 metros de Soriano; esto es porque ambos son vecinos.

Soler fue detenido el martes junto a otras dos personas. Según trascendió de la investigación del caso, Soler contrató a un sicario para que secuestrara  a Soriano. El sicario sería un hombre del Este de Europa a quien le habrían prometido una paga de 100.000 euros. Al parecer, tras el secuestro, se exigiría un rescate millonario.

En julio de 2009, Soriano se comprometió a comprar las 70.899 acciones del Valencia en poder de la familia Soler por un valor de 85,5 millones de euros (unos 100 millones de dólares) y que le otorgaban la presidencia del club. El empresario nunca habría satisfecho esa deuda con Soler. El club actualmente está presidido por Amadeo Salvo Lillo y la entidad no hizo declaraciones sobre el asunto.

El equipo de fútbol está dirigido por el argentino Juan Antonio Pizzi y mañana juega su suerte en la Liga de Europa. Recibe al Basilea en la revancha de los cuartos de final y debe remontar el 0-3 de la ida.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »