El gobierno cubano prometió generalizar el acceso, aclarando que habrá restricciones para el uso del servicio. Hasta ahora sólo se podía entrar a través de salas habilitadas.

El acceso domiciliario a internet en Cuba será una realidad, pero no permitirá la descarga de páginas consideradas "contrarrevolucionarias" y sean financiadas por Estados Unidos, en tanto no se vean normalizadas las relaciones bilaterales, informaron fuentes oficiales.

Es por eso que si bien es real que habrá una apertura, algunas restricciones seguirán vigentes, ya que el régimen manifestó no estar dispuesto a permitir fisuras en la hegemonía del Partido Comunista de Cuba (PCC). No es un dato menor que esta noticia se dé a pocos días de que una investigación revelara que  Estados Unidos habría gastado US$1.6 millones en la creación de una red social con el fin de entrar en Cuba. 

Los documentos, que habían sido obtenidos por la agencia Associated Press, daban cuenta de un proyecto que tuvo una duración de más de dos años y logró obtener datos de miles de usuarios cubanos. Todo realizado a través de empresas secretas y financiado por medio de bancos extranjeros.

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) era la que estaba detrás de la creación de ZunZuneo o, como también era conocido, el Twitter cubano. Todo esto evadiendo los controles sobre Internet que tiene el régimen de la revolución.

Ahora los cubanos pueden revisar el correo en un cibercafé o por el móvil a través del nuevo dominio @nauta.cu, bajo control estatal. Aunque se sabe también que un número sin determinar de personas accede pirateando señales, cuentas o con la ayuda de amigos extranjeros.

"No hay censura, sino incapacidad técnica para hacer más de lo que hacemos con los presupuestos de gastos que tenemos", subrayan Tania Velázquez y Luis Manuel Díaz, directivos de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA). 

"Tenemos que invertir más, en la medida de lo posible, para tener más capacidad técnica, pero no hay barreras regulatorias, ni comerciales. Nuestro objetivo es llegar a todos los hogares" agregaron los directivos.

Si bien desde ETECSA afirman que la estrategia es ampliar en lo posible los servicios de Internet y la conectividad, fuente oficiales reconocen que se vetó el acceso a páginas financiadas por EE UU, como Martínoticias, y algunas otras consideradas "activamente contrarrevolucionarias".

Para sortear las trabas norteamericanas, Cuba y Venezuela firmaron un acuerdo en 2007 para tender un cable submarino de fibra óptica entre los dos países, que entró en funcionamiento el año pasado, y ha permitido ampliar las capacidades cubanas en este campo.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »