El ídolo brasileño se mostró despreocupado por los accidentes fatales que sufrieron dos obreros en la obra de remodelación en el estadio Arena Corinthians.

"Es normal, son cosas de la vida. Fue un accidente, nada que asuste", opinó Pelé en una rueda de prensa que realizó en San Pablo en el lanzamiento de una colección de diamantes hechos con carbono retirado de su cabello.

Para el astro brasileño, campeón del mundo en Suecia 1958, Chile 1962 y México 1970, los accidentes por refacciones en los estadios, que ya cobraron siete muertes, no amenazan el éxito del campeonato del mundo: "Mi principal preocupación es la infraestructura y los aeropuertos".

Y agregó: "Llegué anteayer y el aeropuerto era un caos, cuando faltan dos meses para la Copa. Tenemos una oportunidad, pero las cosas no están listas".

El ex jugador de Santos de Brasil también opinó sobre las protestas de ciudadanos brasileños por la organización y el desarrollo del Mundial: "Ellos hacen las protestas porque están molestos por la política, pero la selección no tiene nada que ver con esto".

Pelé, nombrado embajador honorario del Mundial Brasil 2014, jugó en Santos de Brasil (1956-1974) y Cosmos de Estados Unidos (1975-1977).

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »