Cuando faltaba poco más de un mes para cumplir 114 años, murió el hombre más viejo del mundo, Yisrael Kristal.

Nació en 1903 en la aldea polaca de Zarnow, y en los años de la Segunda Guerra Mundial fue capturado junto a su familia por los nazis que, en 1940, lo enviaron al campo de concentración de Auschwitz, donde perdió a su primera esposa y a sus dos hijos. "Dos libros se podían escribir sobre un solo día allí", recordó, tiempo después.

Pasados estos terribles años, Kristal se instaló en Israel, donde volvió a casarse y tuvo otros dos hijos. Allí pasó el resto de su vida y el año pasado festejó con más de 100 familiares su Bat Mitzvah, tradición judía que celebra, a los 12 años, el paso hacia la madurez. Pudo hacerlo un siglo después, postergado por la Primera Guerra Mundial.

El año pasado, Kristal fue incluído en el Libro Guinness de los Récords como el hombre más viejo del mundo y, finalmente, este jueves falleció, con 113 años, rodeado por sus seres queridos.