El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, entregó anoche a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) un proyecto de Ley para castigar a quien "salga a la calle a expresar intolerancia y odio" con hasta 25 años de cárcel.

"Aquel que salga a las calles a expresar intolerancia y odio será capturado y será juzgado y castigado con severas penas de 15, 20 y 25 años de cárcel. Así lo propongo aquí en esta ley", sentenció anoche Maduro, quien entregó el proyecto a la Asamblea Constituyente durante una sesión especial.

El jefe de Estado indicó que estas serían las penas para aquellos que "que expresen odio, intolerancia y violencia por razones culturales, políticas e ideológicas".

La propuesta, según Maduro, es para el "reencuentro" y la "justicia" entre los venezolanos.

Este proyecto de ley, que deberá ser debatido por la Constituyente, ya había sido anunciado por el presidente Maduro.

El domingo último, Maduro le pidió a la presidenta de la Constituyente, Delcy Rodríguez, castigar "severamente los delitos de odio" con una "ley constitucional contra el odio la intolerancia y el fascismo".

"La gente que agreda por su locura de odio en territorio nacional debe ser capturada, enjuiciada y castigada de manera inmediata", propuso Maduro, tras condenar el incidente en el que manifestantes increparon a la rectora electoral venezolana Socorro Hernández en un supermercado, según informó la agencia de noticias EFE.

En esa oportunidad, el jefe del Estado también advirtió al presidente de la Asamblea Nacional venezolana, el opositor Julio Borges, sobre la propuesta de la ley y le pidió dejar sus llamados a la "violencia".