Lanzado a la arena electoral con firme determinación de ser candidato, el ex presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez, quien en su vasta trayectoria también supo ser intendente y ministro de Agricultura, le dijo a “Crónica” que, “como siempre dijimos los peronistas, los mariscales de la derrota deben dar un paso al costado”.

Obviamente, Domínguez hablaba de las últimas presidenciales, en que el peronismo asociado al kirchnerismo perdió frente a Cambiemos. “Los máximos responsables de esa derrota fueron los que más responsabilidad tuvieron en el gobierno anterior, empezando por La Cámpora”, sostuvo el dirigente oriundo del partido bonaerense de Chacabuco.

“La renovación que el peronismo necesita en esta etapa debe ser procesada en las PASO de agosto -continuó Domínguez-. Allí, la sociedad va a decidir qué tipo de dirigentes quiere. Con la dirigencia seleccionada de esa manera, el peronismo podrá enfrentar al oficialismo. El peronismo del Siglo XXI tiene que tener la capacidad de escuchar a la sociedad. Debemos saber dialogar, con la certeza de debatir el presente y el futuro del país, no el pasado”, afirmó.

“Hoy nuestra consigna es poner límite a políticas del gobierno de Mauricio Macri que afectan a la industria nacional y al empleo, que aplica incrementos de tarifas desmesurados y hacen que la plata no le alcance a la mayoría de la gente”, remarcó Domínguez.

Según el ex legislador nacional, “el peronismo debe ir a las PASO sin ninguna duda, creo que allí debe estar también Florencio Randazzo, que tiene mérito de gestión por los trenes y los documentos de identidad, hizo bien lo que le tocó hacer”.

En cuanto a su propia postulación, Domínguez enfatizó que “como ministro de Agricultura, yo resolví el conflicto con el campo por las retenciones móviles, y lo resolví con diálogo, que es la gran herramienta en democracia”. Si bien reconoció que el movimiento nacional necesita “nuevo liderazgo”, según Domínguez “un liderazgo no se elige por decreto, sino que es la gente la que decide votando”.

Aparte de eso, “también se necesita una síntesis superadora rescatando las mejores experiencias y rectificando los errores”. En ese empeño, dijo Domínguez, “los intendentes representan la nueva etapa, con un protagonismo decidido por la gente, y con méritos propios, igual que los dirigentes gremiales y sociales”.

Finalmente, el ex intendente evaluó que en la etapa kirchnerista, “nos equivocamos por falta de amplitud para abordar las diferencias, se reemplazó el debate por el dogma”.