Su pelo, sus huesos y su sangre eran deseados por los brujos de su pueblo, en Sierra Leona, para hacer hechizos. Sin embargo, Weah Bangura logró evitar ese destino y hoy disfruta de las mieles del éxito del modelaje en Australia. Nacido en el conflictivo país del oeste africano, el joven, hoy de 19 años, sobrevivió de milagro al deseo de los brujos, quienes persiguen a los albinos para matarlos y desmembrarlos para los rituales.

"Ellos creen que los albinos tienen una fuerza especial para la medicina y usan todas las partes del cuerpo, aplastando nuestros huesos y bebiendo nuestra sangre", contó Bangura. Por eso, su madre lo llevó a Camerún con su cabeza envuelta en una manta para que nadie notara el albinismo y en 2013 emigraron a Australia.

Allí, la vida le tenía deparado un mejor destino, ya que este perseguido joven debutó como modelo en la Semana de la Moda y ya se convirtió en una celebridad.