Los canes son adiestrados para acompañar y calmar conductas propias de sus patologías. También ayudan a gente con movilidad reducida.

Fernanda López Ayala es entrenadora de perros en Bocalan, una organización sin fines de lucro abocada a las Intervenciones asistidas con animales y el entrenamiento y entrega de perros de Asistencia.

Luego de conocerse el caso de Benjamín, un chico de 8 años a quien

no dejaron entrar a un restaurante en Mar del Plata por estar con un perro de compañía

, Fernanda contó cómo es el proceso para adiestrar a los canes, cuáles son los beneficios para los chicos con distintas patologías de comportamiento y cómo identificar los perros que cumplen esta función.

"Desde la selección de cachorro hasta el momento de entrega pasan aproximadamente entre 1 año y medio y dos lo que dura toda la preparación del perro. A partir de los 10 meses del perro aproximadamente, se comienza el entrenamiento que se divide en dos etapas y lleva un año", relató.

Sobre los beneficios, contó que "el perro de servicio para niños con autismo, tiene como principal función la seguridad vial, bloqueando las conductas de fuga, por ejemplo. Otro de los beneficios es el de mejorar los patrones de sueño. Los chicos con autismo suelen tener problemas para dormir, y se entrena al perro para que al dormir junto con el nene, a través de lo que se llama contacto profundo, lo ayude a relajarse y mejora la cantidad y calidad de horas de sueño".

A la hora de diferenciarlo con los perros lazarillos, la entrenadora cuenta que las diferencias son muchas y que desde su labor intentar "educar" al respecto. "El perro lazarillo, que técnicamente se denomina perro guía, es uno de los tipos de perro de asistencia. Suelen decirle a cualquier tipo de perro de asistencia, perro lazarillo. Pero el perro guía es el que asiste a las personas con discapacidad visual solamente".

Y en cuanto al entrenamiento propio de cada perro, cuenta que el mismo es según a quién asistirá el perro. "Según el tipo de asistencia es el tipo de entrenamiento, claro que hay una parte de entrenamiento similar que tiene que ver con la obediencia".

Cómo identificarlos

Los perros de acompañamiento deben estar identificados con "petos", chalecos que llevan sobre el lomo . "En caso de los perros para niños con autismo, el perro lleva un peto azul, con nuestro logo", cuenta Fernanda.

"En el caso de los perros para personas con discapacidad motriz, llevan un peto negro. Los petos amarillos es cuando están en entrenamiento: digamos que el azul o negro es al momento de la graduación", relata.

En tanto, "los cachorritos en socialización los vas a ver con petos verdes o naranjas", agrega

Sobre cómo obtienen a los animales, cuenta: "los perros los compramos en distintos criaderos, siempre analizando primero la genética y demás cuestiones asociadas al cuidado animal del lugar. Algunos también hemos recibido en donación.

Sobre la forma en que se lo asignan a las familias, cuenta que "para poder aplicar, una vez al año, hacemos la convocatoria para que las familias interesadas nos escriban. Nuestro equipo interdisciplinario evalúa cada caso, y les concede una entrevista".

En función de eso, sigue, "se analiza también que tipo de ayuda puede darle el perro y se prioriza a aquellos que les resulta más beneficioso en su vida. Después se hace la selección de candidatos, y posteriormente se hace la selección final. Hacemos una sola entrega anual de perros de asistencia".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »